Next stop: São Paulo

sao_paulo

Este miércoles embarco nuevamente, esta vez a un destino más cercano pero igual de desconocido para mí: São Paulo, Brasil.

Este va a ser mi viaje más espontáneo hasta ahora. Me enteré de un evento al que me interesa muchísimo asistir, conseguí entradas, canjeé mis millas de United y con menos de 10 días de anticipación reservé el hotel.

Estoy muy feliz por este viaje, porque además de poder ir al evento, voy a trabajar un par de días en el mismo lugar con mi amiga y colega Lygia, la persona con la que más hablo en la semana aunque estemos a miles de kilómetros de distancia, y al fin voy a poder conocer a Ana, una deuda pendiente desde hace ya mucho tiempo.

Me pone un poco nerviosa el tema de no hablar portugués, ahora sí que no voy a poder disimular que soy extranjera, pero al menos es un país hermano y limítrofe.

El desafío: viajar solo con equipaje de mano, lo mínimo indispensable, no despachar equipaje, y no hacer compras allá (salvo que los precios sean mucho mejores, cosa que desconozco). Tengo ganas de que sea un viaje simple y express.

Salgo el miércoles a la mañana, y para el domingo al mediodía ya voy a estar de vuelta en casa.

Beijos!

Desafío #CouchTo5K: progreso lento

Running

Después de mi valiente decisión de empezar a correr, y la siguiente carrera en rollers en la que me anoté, hoy vengo con la cabeza un poco gacha a decirles que no me está yendo tan bien como esperaba.

Verán, el plan siempre fue hacer esto con mi hermana, y como lo decidimos en un fin de semana de largo, no nos dimos cuenta realmente de los horarios diferentes que tenemos.

Yo empiezo a trabajar más temprano, ella se desocupa más tarde. Ahora que oscurece más rápido, correr a las 8pm no está tan bueno, y encima si consideramos que yo paso más de la mitad de mi vida fuera de mi casa (incluyendo varias noches a la semana), coincidir en tiempo y espacio se vuelve más difícil que juntar las ganas para hacerlo.

Es así como en dos semanas de desafío, solo hicimos las sesiones de entrenamiento que corresponden a una semana. Y a hoy, miércoles, todavía no salimos a entrenar ni una vez.

Un elemento más que suma a mi cansancio de estar de un lado al otro, y no tener una vida estable en la que pueda planificar con regularidad algo tan simple como salir a correr. (Bueno, en realidad hoy en día, coincidir TRES veces por SEMANA con una persona, no es nada, nada simple.)

Me pregunto si sería más fácil que hagamos el desafío por separado una o dos veces por semana, y solamente coincidir en la tercera.

¿Qué opinan?

Mi primera carrera, en rollers

Mi amiga Meri me cargaba el otro día con que parecería que estoy en una especia de “crisis de 1/4 de vida”, con todo este interés repentino en la actividad física. En realidad, lejos de “crisis”, estoy con ganas de finalmente hacer las cosas que me vengo debiendo a mí misma desde hace mucho tiempo.

Así que cuando hace un par de semanas las chicas de Farmacity me invitaron a participar* en su carrera anual “Chicas en Rollers” me pareció divertido sumarme. Muy caradura de mi parte, teniendo en cuenta que la última vez que había “andado” en rollers había sido hacía 3 años.

Ceci en rollers

Yo sé andar en rollers de la misma forma en la que sé nadar: puedo hacerlo sin morirme y pasarla bien, pero estoy muy lejos de tener técnica o hacerlo “como corresponde”. Y como eso no quita que no sea divertido hacerlo de vez en cuando, dije que sí, y con rollers prestados por Flor y protectores prestados por Dani me fui esta mañana a participar. Y ahora, con todo el cuerpo dolorido pero feliz, me siento muy orgullosa de mí misma de haberlo hecho.

El título de este post tiene una coma a propósito, porque no solo fue mi primera carrera en rollers, fue mi primera carrera en general, y aunque no haya sido corriendo, creo que haber empezado con el Couch to 5k me debe haber ayudado a completar las dos vueltas (casi 10km) que logré hacer.

Yendo a lo importante: no me caí ni una sola vez. Tambaleé más de un par, pero siempre lejos del piso. Bueno, lo más lejos que puedo estar del piso midiendo 1,56.

Tenía miedo de que al estar en rollers, si una se caía íbamos a terminar todas amontonadas en el piso, o que iba a ser muy difícil pasarnos entre nosotras. Pero por el contrario, una vez que entramos en calor, cada una ya tenía su “velocidad crucero” y era todo super fluido.

Fue una experiencia re linda y ya tengo ganas de repetir, ya sea en rollers, o quién sabe, corriendo cuando el entrenamiento dé sus frutos.

*Por si alguien se pregunta, esta no fue una acción patrocinada, solo me invitaron por si quería ir :)

Desafío #C25k: día 1

Couch to 5k

Inspirada por la fuerza de voluntad de mis amigos Claudia y Juan, hoy mi hermana y yo decidimos sumarnos al programa de entrenamiento Couch to 5k, lo que sería decir del sillón a correr 5km.

Correr es para mí una gran deuda pendiente. Mis amigos saben que yo “no puedo correr ni el bondi” (bondi = autobus, para los lectores de otras tierras), y es así desde el colegio secundario, época en la que además me habían diagnosticado una cierta dificultad pulmonar por la cual –según recuerdo– mis bronquios se cierran demasiado rápido y me cuesta un montón ajustar mi respiración.

La verdad, creo que eso de los bronquios fue más psicosomático que otra cosa, y estoy dispuesta a superarme a mí misma en una de las actividades que en mis 27 años de vida más me costó.

Hoy hicimos el primer día de entrenamiento, saliendo a pesar del mal clima y la humedad, y me siento muy orgullosa de mí y de Flor. Para alguien tan en cero como yo, fue intenso pero no imposible, aunque descubrí que además de la respiración, a mi rodilla derecha tampoco le gusta correr. Veremos cómo evoluciona eso.

¿Por qué les cuento esto? Porque no quiero hacerlo una o dos semanas y después abandonar, como me suele pasar con casi todo. Quiero que esto sea realmente un camino de superación y un cambio de vida.

Así que les pido su ayuda: insístanme, pregúntenme, persíganme para que tres veces a la semana, durante 9 semanas, pueda sostener esto.

¡Después les cuento cómo voy avanzando!