La vida no se divide en “buenos” y “malos”

Buenos y malos

En el contexto país en el que vivimos, creo que una de las peores epidemias que tenemos es que la gente piensa en absolutos: existen solo buenos y solo malos.

Si te gusta en Gobierno, son todos buenos y la oposición son todos malos.

Si te gusta el Grupo Clarín, son todos buenos y el Gobierno es todo malo.

Vamos, si hasta hoy parece que si no te gusta el Gobierno, Tinelli es el salvador del país.

El tema, amigos, es que la vida no se divide en “buenos” y “malos”. Y es más: puede haber muchos “malos” al mismo tiempo.

Gobiernos corruptos, empresas que ponen sus intereses antes que los de la gente, estafadores, evasores. Que se peleen entre ellos no hace que unos sean bueno y los otros malos.

Entonces, me gustaría que este viernes tormentoso recordemos dos cosas:

1- Nadie es 100% bueno ni 100% malo.
2- Hay mucha gente que se caga en el pueblo, de muchos bandos diferentes; no te dejes convencer de lo contrario.

En fin, una reflexión express de un tema bastante complejo, pero que no quería dejar de mencionar, porque me pone mal cuando veo que hay personas que depositan su amor en un solo bando y su odio en el otro, y se olvidan que en el medio estamos nosotros, la gente común, que siempre salimos perdiendo.

Cada uno de nosotros tiene sus propias orientaciones. Pero no hay que olvidarse que la que más nos tiene que mover es la de cuidarnos mutuamente, más allá de toda ideología.