Todo lo que no necesitas

En un mundo en el que siempre necesitamos tener más (más plata, más amigos, más cosas), me puse a pensar que a veces la felicidad no está en tener más de cualquier cosa, sino en tener menos de las cosas que no nos hacen bien, todo lo que no necesitamos.

Dejemos ir la necesidad de tener siempre la razón. La última vez que revisé, el mundo no se terminó cuando admití que estaba equivocada. Les juro.

Cortemos con las críticas y los chismes. Hablar mal a espaldas de alguien, solamente habla mal de nosotros mismos. Mi regla personal es que si no le diría algo en la cara a una persona, entonces no lo voy a decir a sus espaldas.

Perdonemos los errores que cometimos en el pasado. Hagamos el compromiso sincero de no volver a hacerlo, pidamos las disculpas necesarias, y dejémoslo ir. Castigarnos toda la vida no soluciona nada.

Soltemos las quejas. Sí, a veces las cosas no salen como queremos. Se llama vida.

Si no te gusta como son las cosas, hay que hacer algo para cambiarlas. Si no estás dispuesto a intentar cambiarlas, no te quejes. Y si es algo que está completamente fuera de tu control… no pierdas tu energía quejándote. Solo la vas a pasar peor.

Dejemos ir los apegos. El chico o la chica que no te corresponde, el viaje que no pudo ser, las cosas a las que nos aferramos por miedo al cambio… solamente soltando podemos hacer lugar en nuestras vidas para que lleguen cosas nuevas y mejores.

Soltemos los miedos y las ideas que nos impiden crecer. No es fácil, pero les prometo que vale la pena.

Y cuando lo hagan, vengan y cuéntenme cómo les está yendo.

Volver a sonreír :)

El año pasado, tuve unos meses en los que la pasé realmente mal, ¿se acuerdan?

La verdad estaba muy triste y enojada, y había entrado en un círculo vicioso del cual me costaba mucho salir.

Es que claro, había muchas situaciones externas sobre las cuales no tenía ningún control y no podía cambiar, como la depresión de mi madre o la bancarrota de mi familia.

Pero me había olvidado que había cosas que yo sí podía hacer para estar mejor, para volver a sonreír.

Esto fue lo que hice para devolverle un poco de felicidad a mis días:

Me autocoroné la Reina de la Procrastinación

Procrastinar es una palabra fancy y difícil para cuando hacemos cualquier otra cosa excepto las cosas que tenemos que hacer.

Yo procrastino un montón, y sobre todo lo hacía en el colegio y en la facultad, cualquier cosa con tal de no estudiar. Separar la ropa en el armario, ordenar cajones, ir al gimnasio, ordenar archivos en la computadora.

Cualquier cosa con tal de no ponerme manos a la obra con lo que era importante.

Pero para avanzar en la vida con las cosas que queremos alcanzar, a veces no queda más que dejarnos de mariconear y hacer lo que hay que hacer.

Así que después de mucho tiempo me dejé de dar vueltas y les preparé este video.

El primero de una nueva etapa.

PD: Cópense, compartan con sus amigos, denme feedback que soy súper novata en esto, y de paso mangazo, suscríbanse al canal en YouTube ;)

Vitamina Ce se llena de color

Hace mucho que venía con ganas de actualizar el diseño de Vitamina Ce, y ante malas noticias familiares que recibí anoche, decidí canalizar mi dolor en creatividad, poner la mejor cara, y hacer algo que me dé placer. Algo hermoso. Algo que me alegre.

El resultado es el diseño mid-2012 de este humilde blog (si me leen desde el feed, pasen y vean), lleno de colores que me inspiran, y con algunas ventajas a nivel de código (es un diseño responsive, apto para toda pantalla).

Si quieren decirme que quedó re lindo, o dejarme sugerencias para ponerlo a punto, los espero en los comentarios.

Y si son desmemoriados, y no se acuerdan cómo era el blog antes, les dejo una imagen para que les quede de recuerdo:

Ataque Pharma!

Esta tarde descubrí que Vitamina Ce estaba infectado, infectadísimo, con algún código que hacía que casi todas las páginas internas y externas del blog redirijan a sitios de farmacias canadienses con ofertas de Viagra. Algo conocido como el Google Pharma Hack.

¿Por qué ni yo ni ustedes nos dimos cuenta hasta ahora? (quiero creer que si alguno de ustedes se hubiese dado cuenta me habría avisado). Es que el problema afectaba más que nada a las búsquedas en Google, redireccionando todos mis artículos a los sitios Pharma. Miren:

Como yo no googleo mi propio blog, y la mayoría de ustedes me lee por lector RSS o porque llegan desde algún enlace en redes sociales, no caíamos bajo el efecto de los scripts, pero sí cuando ibas dirigido de un lado al otro.

Esto se combina también con una oleada tremenda de comentarios de spam –de la misma temática– que aunque Akismet los frena bien, calculo que estarán relacionados. Lo que no sé es cómo llegó a pasarme, aunque lo más probable es que haya sido alguna vulnerabilidad o bien de Dreamhost, o algún plugin que tardé demasiado en actualizar, o algo así.

No sé cuánto daño habrá hecho esto al blog a nivel posicionamiento, pero espero que no mucho. Como se habrán dado cuenta, no es un tema que me preocupe mucho para este blog (si no, me hubiese dado cuenta antes), pero aún así me entristece pensar que le doy tan poca bola a ese aspecto que estuve casi dos meses con este tema y no me había dado cuenta.

Si tienen consejos para evitar que esto vuelva a pasar o para estar 100% que está limpio, o incluso para frenar el spam masivo de comentarios, son más que bienvenidos.

Y por último, muchas gracias a Matías, Víctor, y todos los que aportaron su granito de arena hoy en Twitter para poder solucionar esto rápidamente.