Crónicas de Abril

Advertencia: este post probablemente solo te interese si te dio curiosidad mi pedido de ayuda en Twitter. Si no, podés obviarlo que no se enoja nadie ;)

Se suponía que lo iba a anunciar contenta y con todo listo, pero como es típico, muy típico con todo lo que tiene que ver conmigo y las computadoras, hubo que darle un par de vueltitas.

Llega la compu nueva a casa, y pensé que no venía con ningún SO instalado. Con mi DVD de Windows 7 voy contenta y me encuentro con que no lo puedo instalar porque la partición no es NTFS. “No importa”, pienso. Me fijo que me marca que hay espacio ocupado, así que reinicio sin el DVD y para mi alegría me lleva a Ubuntu.

¡Vamos todavía! ¡Tengo SO! No tan rápido, muchacha. Me pidió username y password (la gente que lo instaló se olvidó del detalle de mandarme la información de login). Intento todas las opciones posibles, pero es imposible entrar a Ubuntu.

Así que como siempre, vamos con la opción cabeza, en vez de matarme tratando de entrar a Ubuntu sin la info de login, descargo Gparted Live CD dispuesta a formatear todo.

Logré bootear desde ahí, y le cambié el formato a la partición. ¡Éxito! Vuelvo a la instalación de Win7 y ahora puedo. Cuando ya esté en territorio conocido, haré un dual boot, pero vamos por pasos.

¿Por qué Abril? Les cuento en un rato :)