Perdonar

Perdonar aunque no estén arrepentidos, aunque no te hayan pedido perdón.

Cuando vivimos situaciones en las que nos hemos sentido agraviados, maltratados, despreciados o no valorados, y nunca pudimos «hacer las paces» con la otra persona, es difícil seguir adelante. Pero esta frase a mi me hizo un click muy grande.

Perdonar no tiene que ver con que la otra persona te pida disculpas, por lo menos no por completo. Tiene que ver con, internamente, poder soltar esa situación, soltar los agravios, perdonar a esa persona en esa situación, y también a vos mismo en esa situación, por tu parte (grande o pequeña) en el incidente.

El perdón y el agradecimiento son dos grandes formas de sanar situaciones pasadas (parte de mi tesina, por cierto), y lo mejor es que trascienden el tiempo y las distancias. Gracias a estas dos cualidades pude, por ejemplo, cerrar heridas de muchos años, relacionadas con gente que hace mucho que no son parte de mi vida, y con quienes nunca volví a hablar.

Eventualmente, lo olvidas

Eventualmente, lo olvidas todo. Primero olvidas todo lo que aprendiste –las fechas de las guerras y el Teorema de Pitágoras. Especialmente te olvidas todo lo que realmente no aprendiste, sino que memorizaste la noche anterior. Te olvidas de los nombres de todos menos uno o dos de tus profesores favoritos, y eventualmente te olvidas de esos, también.

Te olvidas los horarios de tus primeras clases y dónde te sentabas y el número de teléfono de la casa de tu mejor amigo y la letra de esa canción que habrás escuchado un millón de veces.

Y eventualmente, pero despacio, te olvidas de tus humillaciones –incluso aquellas que te parecían imborrables, se desvanecen. Te olvidas quiénes eran cool y quiénes no, quién era lindo, inteligente, atlético, y quién no. Quién fue a la Universidad. Quién hacía las mejores fiestas. Quién tenía más amigos. Te olvidas de todos ellos.

Incluso de quienes decías que amabas, y aquellos a quienes amaste de verdad. Ellos son los últimos en irse.

Y ahí, una vez que olvidaste lo suficiente, amas a alguien más.