Percepciones diferentes: hombres y mujeres en el trabajo

Como sociedad hemos avanzado tanto en la igualdad entre géneros (piensen cómo eran las cosas hace sólo 100 años!) que a veces nos olvidamos que todavía quedan prejuicios y miradas diferentes para cuando hombres y mujeres hacemos las mismas cosas.

El trabajo en corporaciones es uno de los ambientes más notorios (el otro, me parece, es la vida amorosa). A medida que se sube en la escalera corporativa, el «techo de vidrio» se hace más evidente. Todos –hombres y mujeres– estamos haciendo cosas para eliminar ese fenómeno, pero no podemos negar que aún existe.

En mi Facebook estuve viendo amigas compartiendo esta publicidad de Pantene que me parece maravillosa, con una lectura muy simple de cómo, ante la misma actitud en el trabajo, el hombre se lleva una connotación positiva, mientras las mujeres, son vistas bajo una luz negativa:

A mí nunca me pasó, pero he visto cómo le pasa a colegas sumamente talentosas, y es una experiencia más que frustrante. Pero soy súper optimista de que, a medida que todos evolucionamos como sociedad, esto va a dejar de pasar.

El anuncio toca algunos de los temas que Sheryl Sandberg analiza en su libro Lean In, que recomiendo MUCHÍSIMO. Y a ella le gustó el anuncio ;)

PD: «Sé fuerte y brilla», me encantó.

Te invitamos a ver «Casi que no está»… no, mentira! No te invitamos nada!

Actualización: finalmente tuve la oportunidad de ir a ver la obra, y me pareció excelente. Pueden leer mi crítica sobre Casi que no Está.

No sé, cuando yo era chica, si alguien me invitaba a algún lado era… bueno, eso, que me invitaba. ¡No que me invitaba a comprar su producto! ¡O a contarle a todos mis amigos y capaz que me gano uno!

Ya vengo viendo esto en mil publicidades y sobre todo en campañas de email marketing, como esta que me llegó hoy, que por ahí es la más ingenua de todas, pero igual molesta.

Molesta porque de verdad me encanta el teatro, y me rompe que usen frases engañosas. Decime directamente que es un sorteo, y yo decido si lo abro o no.

Últimamente veo mucho de esto por todos lados, ahora no recuerdo ningún caso concreto, pero seguramente ustedes sí. ¿Cuál les molesta?

 

PD: Como siempre, esto no tiene que ver con el producto (en este caso, la obra «Casi que no está», que no fui a ver y sobre la cual no puedo opinar), sino con los modos molestos de publicidad.

Furia con la publicidad de Santander Rio

Desde hace unos días que tengo una furia que me consume por dentro, que me pone más loca que las publicidades de Activia (y miren que esas son malas!!) y que logra que grite «no la tolero!!» cada vez que aparece en los 174.576 canales que compraron: la última publicidad de Santander Rio en Argentina.

Disclaimer: este rant furioso es hacia la publicidad y no el producto, del cual no tengo ninguna queja, ni tampoco a la agencia que la haya hecho.

Quería compartir el video para que estemos todos en tema, pero no lo pude encontrar en Internet (se agradece el dato). De todas formas, lo pasan todo el fucking tiempo, no les va a costar encontrarla.

Empecemos por lo básico. El peinado, EL PEINADO, más feo que agarrarse el dedo con la puerta, ¿en qué carajo estaban pensando? Y miren que se los dice alguien que no es precisamente una referente en el tema, pero hasta mi viejo puede darse cuenta de lo horrible que es. Y encima la protagonista le dice a la amiga «A vos no te vendría mal». Además de forra, ciega.

Después el chiste barato que queda completamente desubicado. «¿Quieren saber por qué las pasé a buscar tan contenta?» y la locutora acota «No sean mal pensadas». ¿En serio? Con una frase tan genérica puedo pensar 800 cosas antes de ser mal pensada. Lo único que me inspira es un… WTF?

Y la frutilla del postre «vamos a chusmear de maridos!», con el corito ese de atrás que me parece una imitación un homenaje al «Canchero» de Banco Hipotecario que tanto prendió en su momento. Porque claro, no tienen 35 años, tienen 13 y tienen que chusmear de sus maridos como cuando hablaban de quién había transado con quién en el colegio.

Ni hablar de lo mal, pésimamente mal que deja parada a las mujeres –aunque esto es un defecto del mundo de la publicidad en general, no solo de esta. Mal gusto, forra con las amigas, mentalidad de adolescente… me saca, les juro que me saca.

Sé que no soy la única.

Y no me vengan con que «lograron que hablen de la publicidad» porque es el premio consuelo a cualquier publicidad mala.

Afiches de Tulipán, primavera 2011

En lo que es publicidad en Argentina, creo que hay dos clásicos indiscutibles: la publicidad de Quilmes en el verano, y los afiches de Tulipán en primavera.

Este año me parecieron particularmente divertidos, ya que se aprovecharon de la época electoral para hacer sus insinuaciones habituales.

No podía dejar de compartir con ustedes mi favorito, que lo vi desde el colectivo y me reí por varias cuadras:

Vía SOYdg (donde están todos los afiches de los últimos años).

Nivea te invita a renovarte

Interrumpimos nuestra programación habitual para comentarles sobre una promo que me acercó Nivea Argentina de la cual no debería contarles nada así participo yo sola y gano, porque me vendría re bien ahora que laburo fuera de casa y el piyama ya no es una opción válida para tener puesta mientras trabajo. Pero hoy estoy buena y lo voy a compartir con mis lectoras mujeres.

La cosa es así: Nivea está lanzando una línea nueva de desodorantes que cuida la piel de las axilas, especialmente cuando están sensibles después de la cera o la maquinita. Y para promocionarlo, lanzaron una promo con dos premios para renovarse:

  • Un asesoramiento de imagen personalizado con dos modelos top: Andrea Burstein y Dolores Trull
  • Y una orden de compras por $1500 pesos para renovar tu guardarropas.

Participar es tan fácil como comprar el desodorante Calm & Care, entrar en el sitio web de Nivea, e ingresar el número de lote del producto junto con tus datos personales.

Eso sí, si se enteraron por acá y ganan, mínimo me invitan a ir de compras con ustedes o me comparten los tips del asesoramiento de imagen, que me viene haciendo falta.

Her-nan!!

La otra noche estaba en casa cuando el último comercial de Tarjeta Naranja, Her-nan, me hizo reír como hacía mucho que no me reía con una publicidad. Ni tiempo tuve de ponerme a googlearlo que mi amigo Pablo ya lo había comentado en Unblogged.

La razón es muy obvia: como el lector observador habrá notado, soy muy fan de He-Man y She-ra de cuando era chiquita. En realidad más que nada de She-ra, pero una sabe ajustarse a las circunstancias. Y supongo que el hecho de estar trabajando en una agencia de publicidad (DDB Argentina) también habrá despertado mi amor por los buenos comerciales.

En todo caso, aquí me tienen, repitiendo la melodía en mi cabeza, adaptándola a mis propias letras, o dándome cuenta que voy por la calle diciendo «el shopping center quedará vacío, Her-nán comprará hasta el finaaaaal». Enjoy:

De publicidades y géneros

Publi

Hay algo que sucedió desde que se inventó la publicidad, supongo, pero que últimamente me llama la atención más que nunca. Y es que no puedo creer que a esta altura de los tiempos las publicidades todavía sean tan estereotípicas con el tema de géneros.

Las compras, los productos de limpieza, los electrodomésticos, y cualquier cosa que tenga que ver con las tareas hogareñas,  todo protagonizado por mujeres. Y ya ni siquiera disimuladamente, muy estereotipado y mostrando a esas amas de casa que parece que no tienen nada más que hacer en sus vidas que lavar la ropa, cocinar, salir de shopping y alimentar a los hijos. Y eso solo, por supuesto, las hace tremendamente felices y las satisface plenamente.

Yo entiendo que esto fue así tradicionalmente (si no en la vida real, por lo menos lo que mostraban las publicidades), pero también estamos en un momento de la sociedad en la que esto ya cambió, o por lo menos a grandes rasgos. Los hombres también cocinan y limpian, y cuidan a sus hijos. Las mujeres también trabajan y saben arreglárselas por su cuenta.

Así que francamente me molesta que las agencias publicitarias y las marcas detrás de ellas sigan con esta cosa de siglos pasados, que sigan ubicando a hombres y mujeres en roles estereotipados. Al fin y al cabo, y quiérase o no, contribuyen a lo que es el imaginario social.

Y si el imaginario social espera que dentro de un par de años yo sea la que lave, limpie, cocine, haga las compras, cuide a los hijos y además trabaje, mientras mi pareja solo trabaja y a lo sumo mira el partido… vamos a tener un problema.

<

p align=»justify»>Me indigné.

La canción de la publicidad Gancia One 2009

Gancia tiene esa manía de hacer publicidades con un tono bien sexy, y siempre elige temas pegadizos que van muy bien. Este año no fue la excepción.

Como ya llega el verano, y da ganas de estar en bikini y bailar, no me puedo sacar de la cabeza esa canción. Así que la busqué, se llama Tócame, de la banda Dublex Inc. y a continuación se las dejo completa, por si ustedes también la tienen pegada :)

Disclaimer: No tomo Gancia, solo me gustó la publi y la canción.

Una lágrima en el teléfono

Hoy fue uno de esos pocos días en los que me senté a desayunar como corresponde, y mientras me tomaba mi té con leche vi en la tele esta publicidad de Personal que me hizo empatizar por completo.

¡Les juro que así estaba yo en diciembre del año pasado!

Si bien los de la operadora argentina (lenguaje técnico, hábito de Gizmóvil) lo apuntan al día de la madre, ¿quién no pasó alguna vez por esa situación?

Lo divertido es poder mirar atrás y reírse de uno mismo (y, con suerte, enorgullecerse de cómo atravesamos situaciones dolorosas).

La sumo a mi lista de “publicidades que me gustan”.