Por qué quiero ayudar a Tina: mi historia personal

Quizás me hayan visto estas últimas semanas pidiéndoles que voten a una tal Tina Su con una votación para ser la «Happiness Blogger» de una marca en Estados Unidos. Me parece que corresponde explicarles la razón, ya que tan amablemente le han dado sus votos (confiando en mí, que les agradezco infinitamente).

Tina es la dueña de Think Simple Now, un blog sobre desarrollo personal. Para mi, diciembre de 2008 y enero de 2009 fueron meses terriblemente difíciles. Dificultades familiares, financieras y amorosas me dejaron devastada, llorando en la cama por días, trabajando en un Call Center en el cual todo me recordaba a la relación que acababa de terminar y donde no era feliz, y tratando de encontrar una razón para levantarme día a día. Cuando pienso en esos meses todavía se me comprime el corazón y pienso que fui muy fuerte para poder superarlo (aunque claro, eso me llevó mucho más tiempo, hasta hace un par de meses atrás).

Durante esas épocas difíciles, fueron los posts de Tina los que me ayudaron a no perder mi eje. Yo soy una persona bastante centrada y trato de permanecer siempre positiva, pero cuando las circunstancias son adversas, no es tan fácil.

Lo que me ayudó de esos posts sobre desarrollo personal es que cada uno se acompañaba de una historia, de un contexto. No era simplemente «pensá en positivo y te va a ir bien», eran las palabras de alguien que también la pasó mal en muchos momentos, y que tuvo su propia lucha para poder convertirse en alguien que pueda transmitir algo a alguien. En mi caso, me transmitió paz, esperanza y serenidad. Me alentó a agradecer por las pequeñas cosas (incluso cuando las grandes estén mal), a conservar la calma, a sentir que aunque las aguas estén turbulentas, la tormenta iba a parar en algún momento.

Eventualmente la tormenta paró, y después de mucho crecimiento personal y muchos meses de dolor, prueba y error hasta haber vuelto a hallar mi camino, recuerdo con mucho cariño las páginas que me acompañaron cuando sentía que no podía ni levantarme de la cama.

Así que por eso, porque ella sin saberlo me ayudó muchísimo, hoy se lo quiero devolver. Yo la voto todos los días porque sé que si hay alguien que puede bloggear sobre la felicidad, es ella. Y si ustedes también quieren poner su granito de arena, entonces seremos muchos los que propaguemos la buena onda :)

15 días

calendar

Miro el calendario y me parece imposible. No puede haber pasado todo esto en menos de 15 días. Es demasiado.

Pero acá estoy, sentada, escribiendo esto con una sonrisa en la cara, ansiedad en las manos, excitement en el cuerpo y la sensación de que hay un mundo nuevo por delante.

Nuevos desafíos laborales y profesionales (que es parecido, pero no es lo mismo), la posibilidad de elegir mi propio camino, situaciones inesperadas en mi vida personal que son la causa de mi sonrisa mientras escribo (y mientras camino, y mientras bailo, and so on).

Hace dos semanas mi vida era otra, o yo era otra, o éramos las mismas y no nos dábamos cuenta que estábamos en un punto crucial, de esos que cuando mirás hacia atrás te das cuenta que cambiaron el juego.

Pero aquí estamos. Y esto recién empieza.

Una lágrima en el teléfono

Hoy fue uno de esos pocos días en los que me senté a desayunar como corresponde, y mientras me tomaba mi té con leche vi en la tele esta publicidad de Personal que me hizo empatizar por completo.

¡Les juro que así estaba yo en diciembre del año pasado!

Si bien los de la operadora argentina (lenguaje técnico, hábito de Gizmóvil) lo apuntan al día de la madre, ¿quién no pasó alguna vez por esa situación?

Lo divertido es poder mirar atrás y reírse de uno mismo (y, con suerte, enorgullecerse de cómo atravesamos situaciones dolorosas).

La sumo a mi lista de “publicidades que me gustan”.