La Bella y la Bestia en Buenos Aires

la-bella-y-la-bestia

El musical de Broadway de La Bella y la Bestia vuelve a Buenos Aires, y se estrena el 26 de marzo de 2010.

Con un elenco diferente a aquel de 1999 (no puedo creer que ya pasaron 11 años), pero igual de prometedor, esta obra de arte en el escenario es algo que no se tienen que perder si les gusta el género.

Quizás les resulte raro leerme a mí hablando de estas cosas. Esta obra tiene muchísima significación en mi vida, pero eso es algo de lo que quizás les cuente en otro momento. Ahora, solo quiero compartir mi entusiasmo y contarles un poco sobre la obra (así como lo hice entonces en una página perdida de Geocities allá por el siglo XX).

Leer más

Asociaciones

Despertar

Una de las cosas que más me fascinan del cuerpo y la mente humanas es la capacidad que tenemos de condicionarnos ante ciertos estímulos, y que esa asociación de eventos perdure mucho tiempo después.

Por ejemplo, yo tengo una política de despertarme con canciones tranquilas. Los sobresaltos a la mañana con el clásico “piripipí” a todo volumen no me gustan. Cuando decidí empezar a poner música tranqui en el despertador, una de las canciones que elegí fue Buachaill on Eirne, de The Corrs. Muy suave y además en un idioma que no conozco. Ideal. Me encantaba despertarme así.

Claro que despertarse significa muchas cosas, y más en la vida de una universitaria en su último año de clases. Significa interrumpir preciosas y escasas horas de sueño, saber que hay un día larguísimo por delante, que hay que afrontar el frío de Buenos Aires en invierno por la mañana, y, algunas veces al mes, salir del estupor del sueño para tomar consciencia amargamente que hay examen y que solo quedan un par de horas para terminar de repasar.

Es así como Buachaill on Eirne, aún agradable para mis oídos, empezó a generarme una serie de sensaciones no tan agradables en el cuerpo. Si iba por la calle y sonaba en mi iPod, en seguida la cambiaba. Si aparecía en mi reproductor multimedia mientras trabajaba, inmediatamente me sentía nerviosa y una sensación de frío me bajaba por la espalda.

De hecho hoy, a un par de meses de haberme recibido y saber que ya no me esperan esos despertares llenos de preocupaciones (quizás vengan otros, con otras preocupaciones, pero ya no esos), cuando me cruzo con Buachaill on Eirne tengo que cambiarla. Porque mi cuerpo se condicionó, mi mente lo asocia con esas épocas y no quiere saber nada al respecto.

Así nos pasa con todo. Un lugar, un tono de voz, un perfume, una frase. Lo mejor es cuando nos pasa, pero en positivo. Cuando algo se asocia a un momento tan bueno de tu vida que, cuando aparece en el presente, nos evoca sensaciones placenteras por más que estemos caminando en el microcentro con 45º de sensación térmica.

Quiero más de esos.

Foto.

La canción de la publicidad Gancia One 2009

Gancia tiene esa manía de hacer publicidades con un tono bien sexy, y siempre elige temas pegadizos que van muy bien. Este año no fue la excepción.

Como ya llega el verano, y da ganas de estar en bikini y bailar, no me puedo sacar de la cabeza esa canción. Así que la busqué, se llama Tócame, de la banda Dublex Inc. y a continuación se las dejo completa, por si ustedes también la tienen pegada :)

Disclaimer: No tomo Gancia, solo me gustó la publi y la canción.

Cómo liberar espacio de un estante

Antes Después

En medio de un proceso de modificar y reorganizar varios aspectos de mi habitación (por una buena razón que, si todo sale bien, les contaré pronto), me encontré frente al dilema de qué hacer con mi radio/ reproductor de CDs.

La cuestión es así: no tengo TV en mi cuarto, y me gusta escuchar la radio. Bueno, no “la radio”. Me gusta escuchar Blue FM. Entonces para lo único que tenía el aparato ese es para escuchar Blue (porque ni siquiera me reproduce bien los CDs, y el sonido es malo).

¿Cómo se soluciona el problema? Así:

Radio online

¿No es increíble cómo cada vez movemos más pedacitos de nuestras vidas a la computadora?

La maldición musical

curse Y vamos a hacer un post, porque para algo tengo este blog, ¿no? Además, no quiero seguir torturando a mis followers de Twitter, que hoy twitteo cada cosa que se me vine  a la mente.

Y así resulta que anoche, después de haber escrito “el nombre”, cayó la maldición sobre mi y Blue FM, mi radio de cabecera, me empezó a tirar un tema bajón atrás del otro.

Uno pensaría que hoy se levantó la maldición, pero no. Venimos con una seguidilla fatal: Lágrimas de Diamante, Please Forgive Me, y, mi favorito para bajonearse: Don’t Speak. Si no me gustase tanto No Doubt hubiese apagado la radio y la tiraba por la ventana. Pero la voz de Gwen Stafani compensa.

Termina esta y me pongo el CD de… ah, cierto, casi no tengo CDs.