El miedo a empezar un proyecto nuevo

LWAS - 0043

Estoy tratando de empezar un proyecto nuevo. Me propuse a mí misma sentar las bases del mismo durante la semana de las fiestas, pero estoy encontrando mucha resistencia interna. Es miedo.

Mientras que con otras cosas que hice anteriormente me tiré a la pileta de cabeza y sin pensarlo demasiado (algunas veces me fue bien, otras mal), con este proyecto en particular me estoy demorando muchísimo.

Lo vengo gestando en mi cabeza hace más de un año, y concretamente empezando a hacer cosas desde hace un par de meses. Pero todo en la fase de «planificación».

Estos días son los días en los que me propuse a concretar, y todavía no lo hice. Que un ratito más de Assassin’s Creed 3. Que voy a leer para estar mejor informada. Que me voy a dormir una siestita porque trabajé durísimo durante todo el año y me lo merezco.

El otro día le contaba sobre esto a Fabio. Cómo se me hace un nudo en la panza cuando pienso en sentarme y empezar a hacer. Algo que no me había pasado antes ni siquiera con cosas parecidas.

Pero esta vez es diferente. Y eso da miedo y emoción al mismo tiempo.

¿Por qué les escribo esto? Porque siempre que les comenté alguno de mis miedos o preocupaciones, me sirvió para seguir adelante.

Así que espero que hoy sea el día en el que finalmente empiece a desarrollar un sueño más.

Si no tuviese miedo

Blackfield  No sé si a ustedes les pasa, pero desde hace semanas que me siento atada a situaciones que podría estar resolviendo si no tuviese miedo.

Miedo al qué dirán, miedo a que la respuesta no sea la esperada, miedo a lo que se pueda opinar de mí, miedo a perder lo que me costó tanto. Y otros miedos de esa índole.

Es la clase de miedos que una sabe que hay que dejar atrás. Esos que sabés que el día que te los saques de encima va a ser completamente liberador, y que quizás ni siquiera importa si sucede lo peor, porque en realidad, lo peor es vivir con ese fantasma encima, con ese miedo.

El consuelo, quizás, es saber que está en uno mismo superarlo. Es solo cuestión de juntar valor y hacerlo.

Vencer el miedo

Hoy fue un día de mucha superación personal para mí. Por primera vez atravesé uno de mis mayores miedos sin sufrir consecuencias en el intento.

Yo no soy una persona fóbica ni particularmente miedosa, pero hay dos cosas en esta vida que me dan bastante miedo, y que generan en mi reacciones intensas de ansiedad involuntarias. Una de ellas son los análisis de sangre. No es que me impresione la sangre ni las agujas, pero desde la primera vez que me sacaron sangre no pude atravesar ni un solo episodio sin desmayarme (o, al menos, que me baje mucho la presión). Hasta hoy.

Hoy me hice mi primer análisis de sangre no solo por voluntad propia, sino que atravesé sin desmayarme ni que me baje la presión. (¡Aplausos por favor!)

Y vencer un miedo así es una sensación realmente liberadora, de mucha satisfacción personal. En mi metáfora de la vida como un videojuego, hoy levelié.

Quizás la próxima vez que me tenga que hacer un análisis me vuelva a dar miedito antes de ir, pero va a ser completamente diferente, porque ya lo vencí una vez, y puedo volver a hacerlo.