No sé para qué me levanto temprano

Me pongo el despertador a las 7am, le doy snooze como 6 veces, después me quedo 10 minutos sentada en la cama pensando que tengo sueño.

Té, una tostada, y a la compu a tratar de leer algo ante de irme al Gym. El 50% de ese tiempo, miro la pantalla colgada (colgada yo, no la compu) pensando «tengo sueño».

«Levantarme temprano» se convirtió en una especie de mantra para mí, pero evidentemente no le estoy encontrando la vuelta…

Me hago la canchera

Snooze

Me hago la canchera y me pongo el despertador a las 6:30am. Sí, 6:30am. Muy pronto eso va a ser antes de que salga el sol.

No, no tengo que salir a las 7 de mi casa. Ni a las 8. Recién a las 9. ¿Y entonces?

Me hago la canchera y me levanto a las 6:30am para hacer yoga, ducharme, desayunar con mi familia, usar la PC (para hacer las varias cosas que hace una blogger tan temprano) y recién ahí salir.

Me hace sentir bien, productiva, llena de energía.

Pero hoy, lunes a las 3:25pm, en la agencia, solo quiero abrazarme a mi leopardo de peluche e irme a dormir la siesta. Mientras me pregunto…

¿¿a mi quién me manda a madrugar??