Percepciones diferentes: hombres y mujeres en el trabajo

Como sociedad hemos avanzado tanto en la igualdad entre géneros (piensen cómo eran las cosas hace sólo 100 años!) que a veces nos olvidamos que todavía quedan prejuicios y miradas diferentes para cuando hombres y mujeres hacemos las mismas cosas.

El trabajo en corporaciones es uno de los ambientes más notorios (el otro, me parece, es la vida amorosa). A medida que se sube en la escalera corporativa, el «techo de vidrio» se hace más evidente. Todos –hombres y mujeres– estamos haciendo cosas para eliminar ese fenómeno, pero no podemos negar que aún existe.

En mi Facebook estuve viendo amigas compartiendo esta publicidad de Pantene que me parece maravillosa, con una lectura muy simple de cómo, ante la misma actitud en el trabajo, el hombre se lleva una connotación positiva, mientras las mujeres, son vistas bajo una luz negativa:

A mí nunca me pasó, pero he visto cómo le pasa a colegas sumamente talentosas, y es una experiencia más que frustrante. Pero soy súper optimista de que, a medida que todos evolucionamos como sociedad, esto va a dejar de pasar.

El anuncio toca algunos de los temas que Sheryl Sandberg analiza en su libro Lean In, que recomiendo MUCHÍSIMO. Y a ella le gustó el anuncio ;)

PD: «Sé fuerte y brilla», me encantó.

Johnny Bravo

El otro día vi esta imagen en Observando y me acordé que me encantaba Johnny Bravo. ¿Será que siempre me gustaron los tipos con ego, y no me había dado cuenta?

De publicidades y géneros

Publi

Hay algo que sucedió desde que se inventó la publicidad, supongo, pero que últimamente me llama la atención más que nunca. Y es que no puedo creer que a esta altura de los tiempos las publicidades todavía sean tan estereotípicas con el tema de géneros.

Las compras, los productos de limpieza, los electrodomésticos, y cualquier cosa que tenga que ver con las tareas hogareñas,  todo protagonizado por mujeres. Y ya ni siquiera disimuladamente, muy estereotipado y mostrando a esas amas de casa que parece que no tienen nada más que hacer en sus vidas que lavar la ropa, cocinar, salir de shopping y alimentar a los hijos. Y eso solo, por supuesto, las hace tremendamente felices y las satisface plenamente.

Yo entiendo que esto fue así tradicionalmente (si no en la vida real, por lo menos lo que mostraban las publicidades), pero también estamos en un momento de la sociedad en la que esto ya cambió, o por lo menos a grandes rasgos. Los hombres también cocinan y limpian, y cuidan a sus hijos. Las mujeres también trabajan y saben arreglárselas por su cuenta.

Así que francamente me molesta que las agencias publicitarias y las marcas detrás de ellas sigan con esta cosa de siglos pasados, que sigan ubicando a hombres y mujeres en roles estereotipados. Al fin y al cabo, y quiérase o no, contribuyen a lo que es el imaginario social.

Y si el imaginario social espera que dentro de un par de años yo sea la que lave, limpie, cocine, haga las compras, cuide a los hijos y además trabaje, mientras mi pareja solo trabaja y a lo sumo mira el partido… vamos a tener un problema.

<

p align=»justify»>Me indigné.