La canción de la publicidad Gancia One 2009

Gancia tiene esa manía de hacer publicidades con un tono bien sexy, y siempre elige temas pegadizos que van muy bien. Este año no fue la excepción.

Como ya llega el verano, y da ganas de estar en bikini y bailar, no me puedo sacar de la cabeza esa canción. Así que la busqué, se llama Tócame, de la banda Dublex Inc. y a continuación se las dejo completa, por si ustedes también la tienen pegada :)

Disclaimer: No tomo Gancia, solo me gustó la publi y la canción.

Prejuicios

<

p align=»justify»>Yo no soy quien para hablar mal de nadie pero Osvaldo…
era un irrespetuoso, un tremendo hijo de puta,
un ignorante, mentiroso, un avaro y malcriado,
un jodido hincha pelotas, un estúpido, un tarado,
un sorete mal cagado, drogadicto y maricón.

<

p align=»justify»>Osvaldo era un inoportuno
tan feo como la mierda, medio gil, medio boludo,
inconstante e insolente, un corrupto malicioso,
una bosta indecente, un creído fastidioso,
un deficiente mental.

<

p align=»justify»>Osvaldo era un vago perezoso,
un injerto intolerable, un abusador un flojo,
imperfecto en todos lados, un ser tan desagradable,
insoportable, tacaño, pasa a ser imperdonable,
altanero estafador.

<

p align=»justify»>Menos mal que no lo conocí.
Agradezco nunca haberlo visto,
ni haberme cruzado con él, ni haber oído hablar de él,
ni de su forma de ser.

<

p align=»justify»>Yo sólo se que Osvaldo… era un arrogante sucio,
un inmoral incurable, indecoroso, indeseable,
para nada razonable, un inexpresivo infame,
irresponsable, indignante, indisciplinado, inepto,
indiscreto, incumplidor.

<

p align=»justify»>Y qué pasa si somos así , y capaz que no nos damos cuenta.
No permitas que hablen mal de mí.
Aunque todos diferentes sean sangramos igual…

No soy la fan número uno de la música nacional, precisamente, pero esta canción de Árbol siempre me pareció muy cierta.

Deciles Osvaldo, rubia creída, tipo pedante, divo, blogstar, twittstar, o cualquier título que se te ocurra. Pero no te olvides que casi siempre eso sale de tus prejuicios, no de ellos.

Dejémoslo en que me gusta la canción, el resto depende de cada uno, tampoco soy la Maestra Ciruela…

Nada se pierde, todo se transforma

<

p align=»center»>Tu beso se hizo calor,
luego el calor, movimiento,
luego gota de sudor
que se hizo vapor, luego viento
que en un rincón de La Rioja
movió el aspa de un molino
mientras se pisaba el vino
que bebió tu boca roja.

<

p align=»center»>Tu boca roja en la mía,
la copa que gira en mi mano,
y mientras el vino caía
supe que de algún lejano
rincón de otra galaxia,
el amor que me darías,
transformado, volvería
un día a darte las gracias.

<

p align=»center»>Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da,
nada es más simple,
no hay otra norma:
nada se pierde,
todo se transforma.

<

p align=»center»>El vino que pagué yo,
con aquel euro italiano
que había estado en un vagón
antes de estar en mi mano,
y antes de eso en Torino,
y antes de Torino, en Prato,
donde hicieron mi zapato
sobre el que caería el vino.

<

p align=»center»>Zapato que en unas horas
buscaré bajo tu cama
con las luces de la aurora,
junto a tus sandalias planas
que compraste aquella vez
en Salvador de Bahía,
donde a otro diste el amor
que hoy yo te devolvería…

<

p align=»center»>Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da,
nada es más simple,
no hay otra norma:
nada se pierde,
todo se transforma.

Jorge Drexler – Eco – Todo se transforma

[Fuente]