Nadie merece morir por un error

¿Alguna vez cruzaron una calle, aunque el semáforo no esté a favor, solo porque no venía ningún auto? Qué pregunta la mía, seguro que sí. Todos lo hacemos, todo el tiempo.

Morir por un error

Y seguramente les pasó que alguna de esas veces, a lo lejos, venía un auto acelerando aunque los vieran cruzar. Sí, estás cruzando mal y el auto tiene derecho a pasar. El auto acelera apurándote, desafiándote, mostrándote quién es el dueño de la calle.

Terminás de subir rápido a la vereda y medio segundo después sentís la ráfaga de aire del auto a toda velocidad a tus espaldas. Una velocidad habilitada pero innecesaria.

Cada vez que un auto «apura» a un peatón que está cruzando mal, pienso si no se dan cuenta de lo peligroso que es. Que si el peatón, en todo su error, llega a frenar o se tropieza, lo matan.

Nadie merece morir por un error
. Y estoy segura que nadie quiere vivir con una muerte en su consciencia solo por «tener el derecho» a acelerar el auto. Pienso un montón en eso.

De la misma forma que el que sale a manejar borracho no solo se pone en riesgo a sí mismo sino a todos los que compartan su camino, es mejor movernos sabiendo que el otro puede cometer errores, y que por más equivocados que estén, como humanos tenemos que cuidarnos entre todos.

Hoy vi en Facebook esta publicidad sobre conciencia vial, y me alegra saber que no soy la única que lo piense así.

Que te pasen a buscar por el trabajo [#6]

Esta entrega de Pequeñas Cosas solo la van a apreciar los que se manejan en transporte público y no tienen auto (o no saben manejar).

Pero pongámonos en clima: día eterno, estás agotado, y la vuelta a casa parece un martirio interminable de embotellamiento, rezar que el colectivo/tren/subte tenga algún asiento libre y que el tiempo pase rápido.

Entonces alguien te dice «estoy con el auto cerca, paso a buscarte».

La gloria misma.

(Gracias mamá)