Les Miserables

Entonces una mañana te enterás no solo que va a haber otra película de Los Miserables, sino que esta vez va a ser musical, y se te pone la piel de gallina y se te llenan los ojos de lágrimas con el trailer.

Ir a ver Los Miserables al teatro fue lo último que hice con mi papá antes de que pierda la vista. Entenderán que cuando vaya a verla al cine voy a llorar tanto que probablemente tenga que ir a verla de nuevo para, efectivamente, verla.

Cómo amo este musical.

2 comentarios en “Les Miserables”

  1. Ánimo. Ve y disfrútala. Si tu padre vive todavía vé y cuéntasela y si no vive, mira al cielo y cuéntasela.
    Un saludo

Los comentarios están cerrados.