Furia con la publicidad de Santander Rio

Desde hace unos días que tengo una furia que me consume por dentro, que me pone más loca que las publicidades de Activia (y miren que esas son malas!!) y que logra que grite “no la tolero!!” cada vez que aparece en los 174.576 canales que compraron: la última publicidad de Santander Rio en Argentina.

Disclaimer: este rant furioso es hacia la publicidad y no el producto, del cual no tengo ninguna queja, ni tampoco a la agencia que la haya hecho.

Quería compartir el video para que estemos todos en tema, pero no lo pude encontrar en Internet (se agradece el dato). De todas formas, lo pasan todo el fucking tiempo, no les va a costar encontrarla.

Empecemos por lo básico. El peinado, EL PEINADO, más feo que agarrarse el dedo con la puerta, ¿en qué carajo estaban pensando? Y miren que se los dice alguien que no es precisamente una referente en el tema, pero hasta mi viejo puede darse cuenta de lo horrible que es. Y encima la protagonista le dice a la amiga “A vos no te vendría mal”. Además de forra, ciega.

Después el chiste barato que queda completamente desubicado. “¿Quieren saber por qué las pasé a buscar tan contenta?” y la locutora acota “No sean mal pensadas”. ¿En serio? Con una frase tan genérica puedo pensar 800 cosas antes de ser mal pensada. Lo único que me inspira es un… WTF?

Y la frutilla del postre “vamos a chusmear de maridos!”, con el corito ese de atrás que me parece una imitación un homenaje al “Canchero” de Banco Hipotecario que tanto prendió en su momento. Porque claro, no tienen 35 años, tienen 13 y tienen que chusmear de sus maridos como cuando hablaban de quién había transado con quién en el colegio.

Ni hablar de lo mal, pésimamente mal que deja parada a las mujeres –aunque esto es un defecto del mundo de la publicidad en general, no solo de esta. Mal gusto, forra con las amigas, mentalidad de adolescente… me saca, les juro que me saca.

Sé que no soy la única.

Y no me vengan con que “lograron que hablen de la publicidad” porque es el premio consuelo a cualquier publicidad mala.

13 comentarios en “Furia con la publicidad de Santander Rio”

  1. Ceci, soy de Uruguay, cada vez que sale la maldita publicidad en Fox me dan ganas de martillarme mis partes mas o menos. Es un castigo esa publicidad!

  2. creo q si el comentario ese sorete de a vos te vendria bien ir a la peluqueria, seamos sinceros el de la amiga era mas moderno que la otra , ahora vos te quejas del de la esposa pero y el de el esposo que ? es peor de pelo@$%·$ ,y lo peor es q te lo pasan todos los canales al mismo tiempo! todo cortesia de ….

  3. Estoy de acuerdo! Últimamente las publicidades de los bancos van de mal en peor. Primero la del mismo banco cantada media tana de la pareja, después, la parejita del Galicia… y ahora estos dos lelos!
    Sin duda debe haber otra manera más inteligente de atraer clientes, con esta publi lo único que logran es que la gente cambie de canal :p

  4. Jaja, buen resumen, es lo mismo que pensé la primera que la vi, … y cada maldita vez que la repiten. Insoportable, el buen humor brilla por su ausencia, no pega una, desubicada en todos los sentidos, desagradable, … sigo? :D
    Encima tratar de traer ideas de los años 50s hoy día, como que choca un poquito y desbarranca mal xD

  5. A mi me sacan las publicidades de Mr. Músculo ¿Cuándo viste un hombre que sepa cómo y con qué se limpia la cocina? Encima de limpiar nosotras, necesitamos un boludo vestido de naranja que nos venga a enseñar?

  6. La de Stella y Amore era una ternurita! Esta de ahora… No tiene nombre!! Ah, si: Puaaajjj!

  7. La de Stella y Amore era peor que esta. Stella le pedía la tarjeta al marido, o sea era una mantenida que le pedía permiso al marido para ir a la peluquería y usar su plata.

  8. Un desastre el comercial. Lo vi hoy de tarde en TNT. Las minas no juntan una neurona entre las tres.

  9. yo todavía no la pude ver y todo el mundo me dice que me parezco a la piba de la propaganda…. con lo que dicen ustedes me queiro matar!!!! quién la puede subir así la veo???????

Los comentarios están cerrados.