Casi que no está

El viernes pasado saldé una deuda pendiente desde hace mucho tiempo. Fui al Elefante Club de Teatro para ver Casi que no está, gracias a la amable invitación de Vivian. Y estoy muy feliz de haberlo hecho.

Siendo particularmente aficionada a la comedia musical, Casi que no está me proponía un desafío muy diferente. Con solo dos actores en escena y sin más escenografía que un gran rectángulo blanco, las palabras, los cuerpos y la imaginación fueron los que tuvieron la tarea de transportarnos a los espectadores a las escenas que los protagonistas nos llevaban.

Daniela Rico Artigas y Mariano Villamarín hacen de ella y de él, una pareja reconstruyendo su historia. Una historia con fisuras y heridas, como la tuya o la mía. Con problemas que todos hemos atravesado de alguna forma. Sus expresiones, su sincronía, nos alejan de ese espacio blanco para transportarnos al restaurante donde se conocieron, al supermercado donde discutieron, al departamento donde pasaron noches tortuosas.

En otras palabras, la extrema simplicidad de la escenografía se olvida con la intensa profundidad de los actores. No sé si la llamaría una historia de amor. Sí definitivamente, una historia humana, y de cómo nos relacionamos, cómo nos aferramos, negamos, intentamos.

Salí con los ojos llenos de lágrimas para mi sorpresa. Y conmoverme hasta las lágrimas es lo mejor que puede hacer una obra de teatro por mí.

Se las recomiendo muchísimo, una obra corta para ir a ver con tu pareja, tu hermana o tu mejor amiga:

  • Viernes 21 hs en Elefante Club de Teatro (Guardia Vieja 4257, Buenos Aires)
  • Autora: Melisa Freund
  • Reservas: 4861- 2136