No soy yo, sos vos

Reading

Si ves un cuadro maravilloso que te fascina ¿tiene alguna importancia si te enteras que la pintora no ha pagado sus impuestos? ¿Dejarías de admirar el cuadro?

Con esa frase Derek Sivers comienza una breve reflexión sobre un tema que a mí me parece bastante importante: la persona (y personalidad) detrás de las cosas que leemos o consumimos de alguna otra forma.

Cuando nos acercamos a una obra de cualquier tipo, o alguna iniciativa, es normal que queramos saber sobre las personas que están detrás de cada una de ellas. El problema es que es muy común que después de eso pasemos a confundir los dos niveles, el de la persona que lo escribió y el del contenido en sí mismo.

Esto da lugar a dos fenómenos que veo con mucha frecuencia:

  • Si nos gusta esa persona, pasamos a idolatrar cualquier cosa que haga, sin reflexionar sobre su calidad. Lo convertirmos en una especie de “ídolo” incuestionado.

  • Si no nos gusta esa persona, pasamos a criticar sus obras o ideas, sin detenernos a evaluar realmente el valor de las mismas, o cuánto podría habernos servido.

Estas dos situaciones constituyen una pérdida (de criterio por un lado, de algo potencialmente valioso por el otro). Así, dejamos que la situación económica, las actividades privadas, el sexo, las costumbres o la orientación política de una persona se vuelva tanto o más importante que lo que esa persona hace o dice. Y al menos que tengas una relación personal con esa persona, creo que no debería ser así, que no contribuye a nada. (Eso sentí en gran parte cuando hicimos la campaña de No al Impuestazo, cuando mucha gente estando de acuerdo con lo que pedíamos, nos descalificó por cuestiones personales de cada uno, algo que no le concernía a nadie más. Vaya uno a saber por qué.)

Lo importante, lo que tenemos que recordar, es que no importa quién es esa persona sino qué podemos sacar de sus escritos. Si nos sirve, si nos ayuda, si nos enriquece, si estamos de acuerdo o si todo lo contrario. Cómo podemos usar eso para que su breve (o prolongado) paso por nuestra vida deje una huella positiva, ya sea porque nos vino bien, o porque estuvimos en desacuerdo y nos llevó a una buena reflexión.

Yo me he encontrado de todo un poco en este aspecto: autores que me caen bien a nivel personal y cuyas obras admiro, algunos a quienes aprecio y considero ejemplos en muchos sentidos pero quizás no en alguna área, y personas que escriben cosas admirables, pero que en lo personal no los querría ni cerca. Y a cada uno me esfuerzo por valorarlo de la mejor manera posible. Cuando el que me cae mal escribe algo, resisto el impulso inicial de descalificarlo hasta no leer todo, hasta saber que si no me gusta, es por la nota, no por él o ella. Y si me pareció bueno, es tragarse el orgullo y reconocerlo. Lo mismo si la obra es de alguien a quien aprecio: aunque mi mente tienda a calificar como “bueno” todo lo que pueda hacer, trato de ser abierta y poder aplicar la crítica.

Lo que importa no es quién soy yo, sino si este post (o cualquier otro) te puede servir, si le podés sacar algo provechoso. No se trata de mí. No soy yo, sos vos el que importa.

2 comentarios en “No soy yo, sos vos

  1. Casualmente el otro día hablaba con alguien que me decía que, al conocer la historia o la vida de algún artista, podés apreciar más su trabajo.
    No estuve de acuerdo, creo que a lo sumo podés entender de dónde vienen algunas cosas, pero no “apreciar” más. Te gusta o no te gusta.
    Buen post Ceci, saludos!

  2. muchas personas carecen de un buen manejo del criterio, creo que esto depende por la experiencia personal, hay personas propensas a la polarizacion como hay personas que llegan a un buen grado de neutralidad, si se ve las cosas de una manera omniciente seria lo ideal, ya que las obras ya sean literarias o artisticas son universales, ya es de cada quien que sinapsis hace de cada una de estas y que es lo que decide tomar y dejar, obiamente este pensamiento depende de muchos otros factores como su educacion, personalidad, sus gustos y su vida personal en general del individuo, creo que no se reduce a algo tan simple como lo aqui expuesto en este post, recoerdemos que haun no hay definicion para la bellesa ya que es un factor meramente intrinseco………

Los comentarios están cerrados.