Nadie merece morir por un error

¿Alguna vez cruzaron una calle, aunque el semáforo no esté a favor, solo porque no venía ningún auto? Qué pregunta la mía, seguro que sí. Todos lo hacemos, todo el tiempo.

Morir por un error

Y seguramente les pasó que alguna de esas veces, a lo lejos, venía un auto acelerando aunque los vieran cruzar. Sí, estás cruzando mal y el auto tiene derecho a pasar. El auto acelera apurándote, desafiándote, mostrándote quién es el dueño de la calle.

Terminás de subir rápido a la vereda y medio segundo después sentís la ráfaga de aire del auto a toda velocidad a tus espaldas. Una velocidad habilitada pero innecesaria.

Cada vez que un auto “apura” a un peatón que está cruzando mal, pienso si no se dan cuenta de lo peligroso que es. Que si el peatón, en todo su error, llega a frenar o se tropieza, lo matan.

Nadie merece morir por un error
. Y estoy segura que nadie quiere vivir con una muerte en su consciencia solo por “tener el derecho” a acelerar el auto. Pienso un montón en eso.

De la misma forma que el que sale a manejar borracho no solo se pone en riesgo a sí mismo sino a todos los que compartan su camino, es mejor movernos sabiendo que el otro puede cometer errores, y que por más equivocados que estén, como humanos tenemos que cuidarnos entre todos.

Hoy vi en Facebook esta publicidad sobre conciencia vial, y me alegra saber que no soy la única que lo piense así.

2 comentarios en “Nadie merece morir por un error

  1. Hace una hora nomás que vuelve mi viejo de salir con el auto y me dice: “no se puede salir más a la calle, en un ratito pasé por 4 situaciones donde la gente o te tira el auto encima, o casi provocan un accidente, o se violentan porque sí”. Y te digo que mi viejo es consciente al manejar y va pensando en adelantarse a qué cagada se está por mandar el otro. Y así y todo… cada vez es más difícil. Y te estoy diciendo de un domingo a la siesta, que estaba desierta la ciudad. Ni te digo en un horario pico en que el tránsito colapsa y todos están enchufadísimos y locos.
    Lamentablemente, la mayoría de la gente está muy mal de la cabeza, y lo vemos todos los días :(

    Ojalá se hicieran campañas permanentes y en todos los medios, crudas y sin pelos en la lengua. Evidentemente no le importa a la mayoría, especialmente a quienes pueden hacer algo por mejorar las cosas. Hasta que les toca en carne propia, y entonces dicen “fue un accidente”. NO, no fue un accidente. Si se podía evitar, no fue un accidente. Fue irresponsabilidad, fue ausencia, fue un crimen de todos.

  2. Comparto pero hasta cierto punto. Sí es cierto que los conductores son en su mayoría muy prepotentes.

    Ahora bien, imaginate que se me antoja subirme a la baranda de un puente y caminar haciendo equilibrio. Soy muy habilidoso y nunca me pasa nada, ¡Pero mirá si justo por un error, estornudo, pasa una abeja o algo, y me resbalo y caigo!

    Caramba… ¿Fue el mínimo error o accidente del estornudo, o en realidad nunca debería haberme subido a la baranda? Creo que ya subiéndome a la baranda estaba tentando a la suerte de forma estúpida.

    Del mismo modo, los peatones debemos cruzar por las esquinas, cuando tenemos el semáforo en verde. Si no, hagámonos cargo que es culpa nuestra.

    Saludos!

Los comentarios están cerrados.