Ignorar a la gente negativa

Hace algunos días encontré estas palabras sobre las personas negativas (particularmente los haters) que me resonaron bastante, y que viene bien recordar y tener en cuenta de vez en cuando.

Aquí un recorte:

Siempre me da más placer que me guste algo a que no me guste. Eso no quita que haya cosas que merecen ser gustadas y otras que no, pero no soy aficionada a que las cosas no me gusten.

La lección que aprendí es ser cautelosa con los que sí. Aquellos que creen que ser crítico es lo mismo que tener buen gusto. Esas personas casi nunca tienen buen gusto. No hace falta ninguna sofisticación para criticar.

Vale la aclaración de que para traducirlo uso la palabra “criticar” en el sentido descalificador de la palabra, y no en el de hacer un análisis.

Como siempre digo, no hay que confundir a un crítico con un criticón.

Un comentario en “Ignorar a la gente negativa

  1. Sin duda, alguna no solo el daño físico hiere a la persona, sino que también el emocional. Cuando una persona viene con pensamientos o posturas negativas al rincón de la vida, no solo provoca un movimiento telérico en tus esperanzas, sino que agrega un aroma pesimista en tu ambiente. Por eso, es mejor reconocer lo valioso que eres, antes de confundirte con los “críticos”.

Los comentarios están cerrados.