Fake it till you make it?

Hay un aspecto del “fake it till you make it” que me parece super positivo.

Es la actitud de “voy a llegar”, de empezar a vivir tu vida deseada antes de que las condiciones sean perfectas. Escribir en tu blog de una semana como si llevases años y te leyeran millares. Vestirte como si fueses a la reunión más importante de tu vida aunque solo sea un primer acercamiento. Es la convicción de que eso es lo que querés para tu vida, y que no tenés que esperar a que todo esté perfecto para ponerte en el papel.

Pero también creo que no podemos perder el contacto con la realidad; saber en qué momento de tu camino estás, que empezar a comportarte como la persona que querés ser es solo un aspecto, pero que si nos olvidamos de todo lo que queda por recorrer podemos comernos nuestro propio personaje, y eso puede salir mal.

(Con la parte de “fake it” no me refiero a engañar a nadie ni a caretearla, por supuesto; me refiero a la convicción encarnada de lo que querés)

Reflexiones de un viernes por la mañana con mucho, mucho dolor de cabeza.

5 comentarios en “Fake it till you make it?

  1. conozco mucha gente que hace esto, de hecho, yo lo hago. Está bueno, es un buen método de automotivación.

    Lo malo? seamos realistas, de 100 personas que siguan esta norma, 88 nunca llegaran realmente al “make it”, se la pasaran toda la vida en la etapa del “fake it”. Entonces, deja de ser una motivación, y se convierte en una obligación. Y muchos de esos a los que conozco, terminan “careteándola”, porque ellos ya no se creen a sí mismos el fake it, pero sienten la obligación de hacer que los demás la sigan creyendo.

    Mientras no te pase eso, estás perfecto. Yo, en lo personal, lo que decidí hacer es “fake it a little”, o sea, si querés ser el dueño de la compañía y sos el chico de las fotocopias, en vez de fake que sos el Boss, fake que sos… el jefe de departamento nomás, o el mejor empleado de tu sector. Y luego andá subiendo al siguiente escalón, fake-make-fake-make-fake-make.

    De esa forma evitás hacer el ridículo, defraudarte a vos mismo por tener expectativas irreales, en cada escalón tenés un estímulo extra por haberlo logrado, etc.

  2. Yo creo que todo depende de las decisiones que uno va tomando con el correr del tiempo. Hay veces que estamos convencidos de aquello que queremos conseguir, hacemos todo lo posible para alcanzar esa meta y, como vos decís, de alguna manera nos nutrimos de pensamientos positivos que cumplen la función de motivarnos para así poder lograr nuestro objetivo. Es como si eso que tanto anhelamos ya formara parte de nosotros. La clave principal está en persistir y confiar que algún día llegaremos a conseguirlo. Buen fin de semana. :)

Los comentarios están cerrados.