El amor son los cimientos

Mi mamá me dijo muchas cosas en esta vida, pero pocas me quedaron tan grabadas como la de aquella noche del 30 de agosto de 2004.

“El amor es como los cimientos de una casa. Sin los cimientos, no podés hacer nada. Pero los cimientos solos, tampoco son una casa.”

Al amor hay que ponerle cosas encima, con el amor solo no basta (y el que no lo aprendió a los golpes, no se lo creo).

Pero sin amor… la casa se te va a terminar cayendo.