Defender el bolsillo? Sí, siempre

Me duele que tanta gente se haya dejado convencer de que defender su bolsillo está mal. Que defender cualquier cosa suya está mal, de hecho.

Cuando hablamos “del bolsillo” hablamos de dinero. Y no sé ustedes, pero yo el dinero lo saco de mi trabajo. De horas y días y meses y años de trabajar, de poner mi esfuerzo, mi energía, mi tiempo, mi conocimiento. De ser honesta y productiva.

Tiempo que paso lejos de mis afectos, tiempo que no uso para salir a divertirme, días de sol radiante dentro de una oficina.

El trabajo se lleva más de la mitad de cada uno de mis días, ¿y en qué vuelve? En plata. En bolsillo. (Más allá de otras gratificaciones personales que son importantísimas pero no vienen al caso).

Entonces cuando alguien se come el cuento de que salir a defender su bolsillo –y lo que puede hacer con él– es de mala gente, me duele. Me duele porque no defienden su tiempo, no defienden su libertad, no defienden el fruto de su trabajo, y sobre todo, no defienden su libertad de hacer con eso lo que más quieran.

10 comentarios en “Defender el bolsillo? Sí, siempre

  1. Igual, si vas a pasar casi el resto de tu vida trabajando (como el 99%) lo mejor que puedes hacer es “encontrarle la vuelta” para que dejes de “trabajar por el dinero” sinó trabajar. Cuando sujeto y objeto desaparecen, se vuelven uno y todo lo que haces se aliviana. Esa es la alquimia suprema. A veces tengo uno de esos días, estoy trabajando con Photoshop, por ejemplo, y tengo la mente en blanco, escucho la música de fondo y me traspasa como si fuera un espejo. Es un estado meditativo, cuando no haces “para algo” o con algún fín, sinó simplemente lo haces y por consiguiente la mente se acalma.

    1. Yo amo mi trabajo, eh. Me llena en niveles mucho más allá de los económicos. Por eso quiero defender todos los aspectos de mi trabajo, desde el crecimiento que me da, hasta el sueldo a fin de mes :)

  2. Tienes toda la razón. Algunos incluso lo critican cuando levanta una moneda del suelo, para mi es buena suerte, y al fin y al cabo, es dinero, dinero que ellos desperdician.

    Es muy cierto lo que dices, lo triste de muchos estén pasándolo bien con el sol, piscina, lugares mientras uno está en un silla estática, la recompensa, dinero.

    Al fin, con este dinero harás tu propia diversión, tus propios gadgets, tu vida, lo que te gusta.

  3. +1 para el texto, Ceci… no hay que quedarse con la idea que “solo es dinero” como si con él no fuésemos a hacer lo que quisiéramos (viaje, ahorro, darse un gusto, etc)

  4. Recontra de acuerdo con todo.
    Porque una cosa es que uno desperdicie su dinero por gusto o de pavo nomás, pero de ahí a que te impongan o quieran decirte en qué podés gastarlo y en qué no, hay un pasito a la dictadura.
    Y en mi caso, si se meten con mi dinero, se meten con la comida de mis niños y ahí se arma.

  5. Me parece perfecto tu texto. Pero me parece que hay un lado de la visión que estás pasando por alto sin querer.
    Lo “malo” de defender el dinero propio se da cuando uno defiende el dinero propio solamente y no el ajeno. Tu dinero, tu tiempo, no vale más que el del otro. ¿Entonces por qué quejarte por una injusticia que te pasa a vos pero a los demás no?
    Todos deberíamos defender el dinero de todos, eso lo veo perfecto.

  6. Ceci, lo que hay que defender, no es el bolsillo, sinó el bienestar de cada uno y de todos, eso incluye, ademas de comida y vivienda, darse ciertos gustos, porque la vida hay que disfrutarla, sino no tendría sentido, trabajar sólo para comer, no alcanza, trabajar sólo para llenar los bolsillos, no es vida, hay que buscar el punto intermedio. Ahora, si vamos a defender algo, que sea aquello que no corresponda que nos saquen.

Los comentarios están cerrados.