La creación como cura–OFM

El acto creativo requiere lo originario. Creativo porque crea sentido, no "descubre". Y originario porque no tiene fundamentos, no hay nada detrás, de ahí llega la inspiración. Las palabras en sí tienen función creadora.

El descubrimiento llega luego, y ahí hacemos teorías y explicaciones.

Para llegar a ese momento de creación es necesario desandar ciertos caminos, despojarnos para hacer una captación holística de la realidad. Prescindir de los objetos, despojarnos del Yo.

OCTAVIO FERNÁNDEZ MOUJÁN plantea un ICC holístico (el del PA abierto). En él se plantea la des-sexualización sublimatoria, el ir más allá del narcisismo ilusorio de la realidad representada. Ya no estamos en el plano de lo moral sino de la ética.

Es igual al ICC cultural vivo, de allí surge el poder de lo creativo.

Hay una lógica de lo difuso, sin fronteras precisas, llena de satisfacciones, de sentido. Indeterminada.

El acto creador supone estar fuera de la tendencia natural a la repetición.

En nuestro caso, al haber ampliado el ICC, damos cabida a la posibilidad del azar. No obstante, proponemos continuar la tarea sobre la creatividad para convertirla en acto existencial que nos encaminará por la senda de la salud, construir un “siendo”: identidad de persona.

Vicisitudes del acto creador:

  1. La fractura (de la estructura individual y colectiva previa)
  2. Liberación de energía y aparición del poder
  3. Suspensión del Yo
  4. El contexto de creación o identidad grupal
  5. El acto existencial de la creación
  6. La libertad de crear

La creación tiende a ir más allá del proceso de des-sexualización pues supone la suspensión del Yo, y por lo tanto de sus relaciones objetales.

La sublimación tiene que ver con el descubrimiento.

La cura corre grandes riesgos cuando se confunde sublimación con creación, pues la fuerza transformadora se ignora y tiende a suplantarse por la idealización de aspectos del mundo representado.

Una respuesta a “La creación como cura–OFM”

  1. ¿Qué es ICC? ¿Y PA?

    Por otro lado, creo que las cosas son al revés: en el fondo, no hay nada que crear (“no hay nada nuevo bajo el sol”), pero sí un mundo por descubrir, por ver las cosas con una nueva perspectiva gracias -justamente- a los fundamentos, al trabajo previo de generaciones, ¿no crees?

Los comentarios están cerrados.