Así que esto es lo que se siente cuando llegás a la final…

Argentina a la Final 2014

La última vez que Argentina salió campeón, yo tenía un año. Mis papás me cuentan que me llevaron al balcón a tirar papelitos, pero por supuesto que yo no lo recuerdo.

La última vez que llegó a la final fue en el ’90, y tampoco lo recuerdo. Nada eh, ni un poquito. Recién recuerdo el mundial ’94 vagamente, la cara drogada de Maradona, no mucho más.

Desde el ’98 hasta ahora solo recordaba decepciones, razón por la cual para mí, el “Argentina campeón”, el “Volveremos, volveremos”, era solo una leyenda. Algo que pasó en una época anterior pero no en la mía, no en mi realidad, no en mi Universo.

Y entonces ayer pasamos, agonizando hasta el último segundo, a la final del Mundial.

No les puedo explicar lo que se siente. Definitivamente no me lo esperaba, nunca me gustó demasiado el fútbol, apenas si veo los partidos del Mundial cada 4 años. Me parecía una exageración todo lo que los demás contaban.

Pero ahora aquí me tienen, feliz, extasiada, eufórica, sonriendo sin motivo aparente, y con algo que si no es felicidad, le pega en el palo.

No sé qué es. No es patriotismo –mi país sigue siendo el mismo que hace un mes. No me siento más ni menos orgullosa de ser argentina (aunque sí me dan orgullo los jugadores y el plantel técnico).

Es la sensación de que AL FIN hay algo que nos pone contentos a los +40 millones al mismo tiempo. Sin banderas políticas, solo con la alegría de que eso que parecía una leyenda, se está convirtiendo en realidad.

No sé qué va a pasar el domingo, pero todo valió la pena. Solo por esta sensación hermosa de poder ir a la final, y que esa bella leyenda que me contaban mis papás sea tan tangible, tan real.

Así se siente. Se siente felicidad, y miedo, y compañerismo, y buen humor, y vamos Argentina carajo que estamos ahí nomás!!!!

3 comentarios en “Así que esto es lo que se siente cuando llegás a la final…”

  1. Hace unos días con el anterior partido, cuando ganamos, la llevé a mi nena a la plaza principal de Mar del Plata a festejar y me dijo “Mamá, está lleno de Argentinos” con cara de asombro porque claro, tiene 6 años, y nunca vió tanta gente hasta ese día. Y llegó Holanda, los penales y volvimos al Monumento de San Martín. Creo que nunca vió tanta gente unida cantando lo mismo, con banderas y gorros argentinos. Que lindo hubiera sido, Mundial aparte, festejar un 9 de Julio así, no?

  2. Recuerdo vagamente los festejos del 78 (hasta tuve un llaverito, con el gauchito que era la “mascota” del mundial) pero quedaron mis dibujos del jardin, con el seleccionado a pleno en crayones.
    Recuerdo vivamente el camino a la copa del 86. Mamita que nerrrvios! Y cuantas cabalas ^_^
    Esta vez lo vivo con menos fanatismo, y lo disfruto a través de mis sobrinos, que empiezan a soñar con todo lo que acabo de contar :D y solo tengo 40, eh?!

  3. Me siento muy identificada con lo que contas, tengo 27 y nunca vi a Argentina en una final de un Mundial, lo máximo que llegué a celebrar con la Selección fue una Copa América o una medalla de oro en las Olimpiadas. Lo cierto es que uno no sabe cómo va a reaccionar hasta que las cosas pasan, yo también me sorprendí estando emocionada con los últimos partidos, con cada video de los festejos y en realidad con todo lo que se vive a causa de este Mundial en Argentina. Que la felicidad continúe! Lindo post.

Los comentarios están cerrados.