Vencer el miedo

Hoy fue un día de mucha superación personal para mí. Por primera vez atravesé uno de mis mayores miedos sin sufrir consecuencias en el intento.

Yo no soy una persona fóbica ni particularmente miedosa, pero hay dos cosas en esta vida que me dan bastante miedo, y que generan en mi reacciones intensas de ansiedad involuntarias. Una de ellas son los análisis de sangre. No es que me impresione la sangre ni las agujas, pero desde la primera vez que me sacaron sangre no pude atravesar ni un solo episodio sin desmayarme (o, al menos, que me baje mucho la presión). Hasta hoy.

Hoy me hice mi primer análisis de sangre no solo por voluntad propia, sino que atravesé sin desmayarme ni que me baje la presión. (¡Aplausos por favor!)

Y vencer un miedo así es una sensación realmente liberadora, de mucha satisfacción personal. En mi metáfora de la vida como un videojuego, hoy levelié.

Quizás la próxima vez que me tenga que hacer un análisis me vuelva a dar miedito antes de ir, pero va a ser completamente diferente, porque ya lo vencí una vez, y puedo volver a hacerlo.

5 comentarios en “Vencer el miedo

  1. buenísimo que hayas podido controlarlo, no es poco. entiendo la clase de logro que te representa porque me pasa lo mismo y siempre me bajoneó no poder superarlo.

    la última vez, hace pocas semanas, incluso me dolía el brazo (que creía que me iban a pinchar, cuando en realidad no fue así) de sólo pensar en ir.

    lo más lindo es que cuando superás cosas así, a un nivel tan personal, te das cuenta que podés con muchas otras, coincido totalmente en lo liberador de eso.

    en fin, a por el otro miedo!

  2. Hola, “Felicitaciones” -te cuento que tenia el mismo problema. -Hasta que un día una efermera me explicó que sucedía realmente. Y me dio una solución muy sencilla. A partir de ese momento aplico el consejo recibido y funciona perfecto. Llevo ya muchas extracciones desde entonces sin un solo problema, pues soy deportista y competidor.
    La solución es: en el momento que van a introducir la aguja o un instante antes, pones un caramelo en la boca (cualquier tipo de caramelo) -y, solución mágica -se terminaron los desmayos. Si quieres reforzar el efecto del caramelo, pide que te hagan la extracción en posición acostada sobre una camilla. -De este modo no volverás a desmayarte nunca mas.
    Un saludo de Alberto.

Los comentarios están cerrados.