Una pequeña pregunta

¿Y por qué te importa tanto lo que piensen los demás? me preguntó Belén la semana pasada.

Una pregunta simple, que me hice a mí misma y me han hecho otros innumerables veces. Pero esta vez hizo eco en algún lado.

Y no digo que la opinión de los demás no sea importante, sería una necedad no escuchar a nadie. Pero me estoy cansando de ser tan tibia en algunas cosas, de no plantear mis ideas con la fuerza suficiente por no quedar mal con nadie.