Puntos de vista

Mi esposa y yo estábamos sentados a la mesa en la reunión de sus viejas amistades. Yo contemplaba a una hombre sentado en una mesa vecina, totalmente borracho que se mecía con su bebida en la mano.

Le pregunte a mi mujer :

  • ¿Lo conoces?

  • Sí -suspiró mi mujer-, es mi ex novio. Supe que se dio a la bebida cuando nos separamos hace algunos años y me dijeron que nunca más estuvo sobrio.

  • ¡Dios mío! – exclamé

¡Quién diría que una persona puede celebrar algo durante tanto tiempo!

Moraleja:

¡Siempre hay  varias maneras de ver las cosas!