No sé cómo no hacer nada

Hoy me di cuenta –y no entiendo cómo me llevó tanto tiempo– que no sé cómo no hacer nada. Nada de nada. No tener un plan, o una tarea, o un pendiente, sino simplemente ser, estar.

Para mí, este es mi estado natural. Teniendo un trabajo de tiempo completo y dos blogs que atender, no hay tiempo en mi vida en el cual no debería estar haciendo “algo”. Sobre todo cuando mis proyectos personales son tan importantes para mí, y no es una autoridad externa la que me dice que tengo que hacerlo, sino que yo misma siento esa responsabilidad.

Ahora bien, para mí, pasar todo mi tiempo consciente haciendo cosas es insostenible, y en la teoría defiendo que me tengo que dar espacios para no hacer nada.

El tema es que no sé cómo.

Hoy sábado quería descansar y en cambio me sentía inquieta. Tenía que, por lo menos, estar jugando una partida de Sudoku, leyendo algo de mi lista de Pocket, o poniéndome al día con Doctor Who. Eso es lo más cercano a no hacer nada que puedo hacer.

Pero suena demasiado a una lista de pendientes, o de “tareas optativas”, ¿no?

En realidad, hay una sola cosa más que hago que se parece a no hacer nada, y es meditar. Pero claro, me cuesta muchísimo. Imagínense estar en una cabeza como la que les estoy describiendo, y obligarla a estar en blanco durante 15 minutos. La mayoría de las veces es misión imposible.

¿Cómo hacen ustedes? ¿Alguno de los que me lee ha podido dominar el arte de no hacer nada sin sentirse culpable? ¿Sin estar pensando que hay otras diez millones de cosas que deberían ser atentidas?

Estoy bastante confundida en ese sentido, y me vendría bien saber si a alguien más le pasa, y cómo lo abordan.

Un comentario en “No sé cómo no hacer nada

  1. Te entiendo! A mi ahora me da ese tiempo los viajes a bsas (soy de Rosario) que es un tiempo muerto que no tengo internet, y si no leo o duermo puedo pensar tranquilo.

    Pero en casa no puedo.

Los comentarios están cerrados.