No recuerdo el dolor

Pensá en los momentos más dolorosos de tu vida. En la peor herida que recibió tu cuerpo, o el golpe más fuerte que tus emociones tuvieron que aguantar. Tratá de recordarlo, cada detalle. Yo no puedo.

Shandi-lee X {pieces I}

Lo recuerdo y reconozco, sí, pero solo desde un punto de vista intelectual: sé que mi peor dolor físico fue cuando me operaron cuando tenía 19 años y me hicieron las curaciones. Recuerdo que el dolor era tan pero tan intenso que creía que me iba a desmayar (de hecho, casi me desmayo si no me hubiesen sostenido el médico y la enfermera). Lo sé, sé que fue así y que ningún dolor superó a ese, pero mi cuerpo ya no lo registra. Y a pesar de las intelectualizaciones que pueda hacer, volvería a pasar por ese dolor si fuera necesario. Es que tengo la palabra “dolor” en mi archivo, pero no su verdadera dimensión.

Algo similar me pasa con las heridas emocionales. Puedo reconocer los tres o cuatro momentos más dolorosos de mi vida en general: la enfermedad de mi padre, los problemas económicos que casi hacen desmoronar a mi familia, la muerte de un ser amado. Y sin embargo, una vez que hube sanado, solo puedo recordar que la pasé mal, quizás hasta sentir un nudo en la garganta, pero pienso que si todas esas experiencias me llevaron a donde estoy hoy, bien podría pasarlas nuevamente. Ya no puedo registrar la magnitud de mi desesperación en esas épocas.

¿Les pasa algo así a ustedes también? Yo creo que es parte de nuestro mecanismo de supervivencia como seres humanos. Si no pudiésemos olvidar el dolor, ¿una madre se animaría a tener más de un hijo después de un parto difícil? ¿una persona volvería a enamorarse después de haber sufrido? ¿iríamos al médico sabiendo que probablemente nos duela otra vez?

Esta es una reflexión que tengo hace muchísimos años, aunque quizás surja ahora porque estoy juntando valor para retomar un tratamiento que dejé hace tiempo, porque el dolor era agobiante. El tema es, ya no recuerdo ese dolor.

9 comentarios en “No recuerdo el dolor

  1. “estoy juntando valor para retomar un tratamiento que dejé hace tiempo, porque el dolor era agobiante”
    ahi tenes evidencia de que recordas el dolor. solo que creo que recordarlo en toda su intensidad seria revivirlo, y parte de vos no esta dispuesto a hacerlo solo porque sí, y no por necesidad. y eso no quiere decir que no lo recuerdes precisa y exactamente, sino que no amerita hacerlo.
    es mi opinion.

    yo si recuerdo, vividamente, el dolor (sensaciones corporales, angustia de espiritu). y muchas veces me hace preguntarme si mi cuerpo y mente estan preparados para volver a pasar algo asi o superior, o se quebraran en el intento. y ahi me cuestiono si vale la pena arriesgar…

  2. Dolor físico: Es verdad no se puede recordar la sensación del dolor, pero creo que cada vez que algo me dolió físicamente mucho, me acuerdo de casi todos los detalles a mi alrededor, cuando me rompí ligamentos de los tobillos, o algunos esguinces jodidos.

    Dolor emocional: muchos quedan atrás, pero el de la muerte de un ser querido, creo que es casi inevitable.

  3. Es un mecanismo de defensa, no hace falta recordar el dolor, sino la especie se extingue.
    En cambio los momentos placenteros se recuerdan mucho mejor, tanto que necesitamos repetirlos…por eso la especie no se extingue :)
    Mis tres niños nacieron de parto normal y en cada uno de ellos estuve presente asistiendo a mi esposa, la verdad que no sé como hacen las mujeres para aguantar tanto, de lo que no tengo dudas es que el “sexo débil” tiene mucho más aguante al dolor físico que nosotros.

  4. El tema es que si recuerdas el dolor, pasa que le dejaste de tener miedo. Ahora te sientes menos vulnerable, más capaz de soportarlo. Es como cuaando vives cosas fuertes, sabes que venga lo que venga lo vas a superar.
    Te leo siempre y aprendo mucho, gracias!!

  5. Hola! Te sigo en Twitter y gracias a tu perfil descubrí este blog que me parece increíble. De hecho agregué un enlace de él en el mío para poder acceder siempre!!! Un beso

  6. A mi me pasa lo mismo, olvido el dolor físico en mayor medida, y el dolor emocional, en menor medida.

    Y estoy de acuerdo con Gus, y creo que es un mecanismo de defensa, para poder volver a afrontar situaciones difíciles. Y también comparto que la mujer es mucho más fuerte al momento de afrontar el dolor.

    Si recordáramos el dolor con la intensidad real… sería más difícil poder afrontar situaciones que nos hicieron sufrir. Por eso podés juntar fuerzas para retomar ese tratamiento. Al menos esa es mi opinión.

    Al margen, con referencia a tu tratamiento: No te preocupes por adelantado, el cuerpo cambia, uno cambia y es muy posible que sientas menos dolor que aquella vez.
    Un sabio dijo una vez: “No se preocupen por el día de mañana, porque cada día tiene su propia inquietud” ¡Mucho éxito en el tratamiento que vas a afrontar!

  7. Dicen que si el dolor se recordara, ninguna mujer tendría un segundo hijo.
    Es cierto que debe ser un mecanismo de defensa de los seres vivos.
    No es malo recordarlo, lo bueno es tratar de evitar revivir el dolor a menos que sea necesario

Los comentarios están cerrados.