Nada

Hoy no puedo escribir, no encuentro la inspiración, me faltan las ganas. Hasta respirar me cuesta.

Sé que la vida es así, que lo que un día te da, al día siguiente te lo quita, y aprendí a vivir sabiendo que nada es para siempre (o por lo menos, que viviremos con la incertidumbre hasta el último día).

Pero hay pérdidas que te toman por sorpresa y te dejan pensando mil cosas sobre tu vida, y tratando de digerir como puedas que alguien a quien querías mucho simplemente ya no está.

El viernes a la noche falleció mi querido amigo Alfredo, 30 años tenía nada más. Con él compartí un montón de momentos buenos, y fue una persona en cuya compañía siempre me sentí segura.

Creo que en el fondo todavía no caigo en la pérdida. Casi todo el fin de semana estuve ocupada sosteniendo a otros y para cuando quise sentarme a asimilar lo que pasó, el momento de llorar había pasado y lo único que me queda es un silencio profundo y un vacío grande.

Nada.

3 comentarios en “Nada”

  1. Paré aquí trasteando de twitter a los blogs, leí tu entrada y acabé llorando lo que no pude llorar cuando estuve en una situación igual. A veces la nada inunda el llanto y no lo deja bailar por las mejillas, y a veces sin querer, sin saber, en la nada del pensamiento acabas llorando sin querer. Ánimo la vida pasa ligera sin darnos cuenta pero no pasa para nada sino por algo y para dejarnos la esencia de los seres que queremos cerca de nosotros.

  2. Se siente una bosta, qué sé yo.
    Hace poco pasé por una experiencia similar y lo que me guardo es la memoria de los buenos tiempos vividos. Esa memoria que cuando se evoca arranca lágrimas de alegría.
    Cordialmente,
    Yo.

Los comentarios están cerrados.