Mis modelos tampoco eran muy realistas

Muchas veces me pregunté por que soy tan consciente de mi cuerpo y me preocupa tanto estar bien. Me refiero estéticamente, más allá de la salud.

Nunca me enloquecí por la ropa, las dietas ni los ejercicios, y cuando veo modelos anoréxicas desfilando siento una rabia terrible. Mientras mis amigas del cole se preocupaban por qué ponerse para ir a bailar un sábado a la noche, yo me iba a Camelot al centro para comprar cómics.

Soy una firme creyente de que la belleza pasa por estar saludable y feliz, y aún así me angustio cuando engordo un par de kilos (y me da bronca angustiarme por eso). Y no entendía por qué eso me afectaba “a mi también” hasta que de golpe una imagen me lo puso totalmente de manifiesto:

Mis modelos tampoco eran muy realistas. De hecho, probablemente lo hayan sido menos aún que las chicas de las revistas de moda.

Estamos rodeadas.

4 comentarios en “Mis modelos tampoco eran muy realistas”

  1. Eso se llama crecer … A todos nos pasa, de adolescente pensás TONTERÍAS ( no es tan así … pero me entendés) y de mayor aprendes que es importante y que NO!

Los comentarios están cerrados.