Las dicotomías

Dicotomía

Ayer me quejaba porque estaba tratando de escribir algo que vengo masticando hace muchos meses y no me salía bien. Pero gracias a una charla con @geekotic (sobre algo que no tenía que ver con este post), me di cuenta de una característica que tengo, algo completamente personal,  y que es la filosofía detrás del post que quería escribir originalmente. Y es que no creo en las dicotomías.

Creo que si hay algo que me trajo problemas a lo largo de mi vida, es eso. Las cosas que muchos piensan que son incompatibles, yo trato de integrarlas. Tengo una tendencia muy natural a integrar.

No creo en la dicotomía entre buenos y malos, santos y pecadores, inteligentes e ignorantes. Creo que la vida es demasiado compleja y rica como para pensar que solo hay blanco y negro.

Creo que se puede ser un alumno de 10 y tener una vida social. Creo que se puede disfrutar de trivialidades y tener preocupaciones profundas al mismo tiempo. Creo que se puede ser amiga de los tragas y de los populares. Creo que se puede ser linda e inteligente (o fea y tonta). O madre, mujer, amiga, hija, amante, puta, dama, todo en una sola persona.

Cuando limitamos nuestra mente a un estereotipo u otro (porque todos lo hacemos), estamos negando la complejidad de la vida, no aceptando que somos humanos, y como tales, somos capaces de mucho más.

Yo quiero hacer todo lo que pueda para vivir en un mundo mejor, en muchos niveles distintos, y también quiero poder decir boludeces, porque ayuda a hallar un equilibrio. Quiero deleitarme con un cuento de Borges, fascinarme con sus metáforas e investigar sus referencias a la numerología, y también quiero mirar Gossip Girl cuando sale un capítulo nuevo. No quiero elegir, quiero integrar.

Por supuesto, yo también tengo mis dicotomías y mis prejuicios, aunque trato de eliminarlos. Pero los tengo, porque soy humana, ni perfecta ni fallada. La propuesta es a dar un paso más adelante. Ni tesis, ni antítesis. Síntesis.

No nos cerremos, no nos limitemos.  Ya es un buen momento para dejar el pensamiento lineal, abrazar el paradigma de la complejidad, ir por más, no por menos.

27 comentarios en “Las dicotomías”

  1. Hay demasiados factores con los que se puede calificar/clasificar a una persona, creo que eso le sirve a la gente para buscar gente similar (no le veo otro uso), aunque por otro lado siempre termino con gente totalmente diferente a mí porque así aprendo mas.

    Hablando de objetos depende de la regla con que se mida, un ejemplo burdo: EL AGUA, hay muchas marcas entre mas cara regularmente tiene mas procesos de purificación, pero si tu llegas al grado de destilarla tendrás el agua mas pura, pero si bebes un litro de ella mueres por la absorción de sales en tu organismo que logra esta agua, así que mas bien le podemos decir que es relativo.

  2. Esa forma de pensar en sí es buena, más que nada para entender a los demás, porque nadie es 100% algo, pero está claro que en algún momento hay que tomar decisiones en la vida, y en ese momento probablemente pese, en el caso de las personas, la característica que te resulte más preponderante o inadmisible. Por ejemplo, en el caso de la profundidad vs la superficialidad, seguro que casi toda persona seria y profunda tiene algún costado superficial; ahora si es al revés, cómo calificarías generalmente a esa persona si necesitaras hacerlo para tomar alguna decisión? Ahora que en cada uno exista el potencial de mejorar ya es un tema en sí distinto, y también discutible (ej: Bajo qué condiciones…?).
    Ahora bien, aunque dijiste que lo que hablamos no tiene que ver con este post, no sé… a mi me parece que tiene que ver muchísimo. Pero sigamos charlando otro día si querés. :)

  3. @Gabolonte Tiene que ver, pero no es por el tema que estábamos hablando que lo escribí, lo tenía en mente hacía mucho, y como te comentaba anoche, la charla me sirvió como disparador.

    Igual entiendo tu punto, y aunque soy de la idea que antes de “clasificar” a alguien para tomar una decisión hay que conocerlo, también es cierto que a veces tenemos que hacer juicios de valoración inmediatos, y seguramente en lo que nos basemos sea en el aspecto más visible. Pero es importante no olvidarse que lo que nos parece una persona es justamente eso, lo que nos parece. También es cierto que a veces no hay que tomar ninguna decisión y juzgamos solo porque nos sale automáticamente.
    De nuevo, entiendo lo que decís y está bien, hasta evolutivamente te diría, es como decís vos, hay momentos en que hay que tomar decisiones y ahí ponemos en la balanza lo que haya a mano, pero no hay que olvidarse que “lo que tenemos a mano” no es todo.
    Yo prejuzgué a mucha gente que después demostró ser todo lo contrario, y viceversa.

    Y obvio, lo seguimos charlando cuando quieras, sabés que para mí es un placer :)

  4. Totalmente de acuerdo. Recuerdo que en la escuela siempre anduve muy bien, en la universidad también pero no por eso carecía de vida social. Nunca me perdí una convivencia (sí, soy de esa época) ni boliche, ni nada de eso por estudiar. Ambas cosas son posibles.
    También me gustaría derribar el mito de estudio o trabajo, se pueden hacer las dos cosas, si hasta yo que soy un infradotado pude :D
    Excelente post, Ceci.

  5. Me gusto tu post :D

    Yo creo que la gente necesita pensar en extremos para simplificar su vida. Si comenzaran a analizar los grises podrían llegar a conclusiones que no les gustaría o que los sacaría de su grupo de pertenencia, por lo que terminan estereotipando al mejor estilo “si estudias sos nerd” o “si fumás un porro sos drogadicto”. En definitiva, es más fácil etiquetar que analizar.

  6. Ya en serio, respecto de “no todo es blanco o negro” realmente es ierto, yo veia todo asi hasta que me empezo a ir mal en la facu, y pense mucho en dejar de trabajar, pero, porque una cosa o la otra? el gris tambien existe… asique ahora me tenes rindiendo todas las materias de a poco y trabajando,… Guty tiene Razon… SI SE PUEDE!!!

  7. no puedo estar mas de acuerdo (inconscientemente) y en desacuerdo (concientemente) y me voy a tomar la libertad de hablar como si lo estuviera haciendo con una amiga de muchos años….

    un periodo exiliado de argentina, en un mexico un tanto hostil y muy amigable a la vez (bastante gris digamos) una charla hace horas con una amiga q fue mamá y me conoce desde la epoca de la secundaria (sin cagarme a pedos, pero recordandome donde estoy parado), un disco nuevo (para mi) de una banda q hacia mucho tiempo no oia, una renuncia a un laburo un tanto apurada pero acertada y la lectura de este texto me recordaron ese mensaje simple pero q muchas veces se nos olvida, y soy de los q se la pasa polarizando, no todo el algebra booleana, y son pocas en general las cosas discretas

    incluso me aflojo un poco los mocos, no se como llegue a algun blog tuyo, pero estuve toda la tarde leyendo…

    beso y tenes otro lector

  8. Excelente Post.
    Justamente una de mis crisis personales, se deben a las dicotomías planteadas ya sean por mi (en algunos casos) y por el entorno (en otros casos).
    Los grises nos muestran cosas que no siempre nos gustan….:S, asi como dice gabriel.
    Totalmente de acuerdo, no hay que elegir, hay q integrar…:)

  9. Creo que este es el primer post que comentaré con mi nombre verdadero. Siempre hay una primera vez, ¿no? Nunca comento en los blogs y cuando lo hago pongo un nombre falso.
    Pero este post está tan exageradamente lindo que tuve que detenerme a comentar, siendo yo mismo (qué gay que me oí xD).

    Nunca encontré un artículo que me ayudara a identificarme tanto (al igual que todos los comentaristas de acá arriba), y es precisamente eso: la integración de múltiples actividades o actitudes frente a la vida. A alguien que no se sienta identificado con esto, bien pudieran sonarle como acciones o palabras hipócritas. La razón es sencillamente lo que vos decís: el ser humano es híper complejo. Integrar no es tan sencillo a veces y suele ser muy criticado por personas cerradas en su mundito de simplicidad (:

    Hace poco y pensando en esto, filosofé una frase (?) “El ser humano es su único obstáculo” (sorry si ya existía)
    Y así es, vos sos quien decidís limitarte. Vos sos quien decís “yo no puedo” y vos sos quien decidís escuchar a los demás decirte “no podés”. Vos decidís negar la complejidad de la vida (eso sí te lo robé :P).

    No quiero extenderme mucho porque si lo hago terminaré escribiendo hasta aburrir, sólo quería decir eso.

    Me has inspirado con este texto. Hasta siento que charlé con vos :)
    Jaja, ya demasiado sentimentalismo. Fue un placer comentarte.

    Hacele un favor a todos los que te conocen: nunca cambiés.

    1. Marcos, ¡qué lindas palabras! Cuánto me alegro que te haya gustado el post y que te sientas identificado con lo que escribo.

      Y muchas gracias por hacerme el honor de ser la primera en donde comentes con tu nombre :D

      ¡Un abrazo grande!

  10. Creo que en todas las cosas encontramos blancos y negros, pero entre la luz y la oscuridad hay matices infinitos que es lo que le dan la riqueza a lo que somos y a lo que nos rodea.

    Algo que nos enseñan en el colegio es que la suma de todos los colores genera la plena luz, lo blanco, y en contraposición, la oscuridad no es nada más y nada menos que la ausencia de la luz. Sin embargo, tanto luz como oscuridad son lo que son gracias a lo que las une: las medias sombras son mis favoritas…

    El gris no es triste, es matiz de integración, es equilibrio y perspectiva…

    Ce, me estoy haciendo adicta a leerte…

    Besotes!!!

Los comentarios están cerrados.