A veces solo necesitás a tu familia

Familia

La semana pasada me sentí muy molesta. No sé exactamente por qué, pero hubo un par de días en los que no podía estar de buen humor, me sentía físicamente inquieta, molesta, y ni siquiera los mejores intentos de mi novio por hacerme sentir un poco mejor funcionaban.

Supongo que tiene que ver con mi estado general de cansancio y la necesidad de que ya pasen los 10 días que me separan de mis vacaciones.

El viernes a la tarde me fui a trabajar a lo de mis padres, y… todo estaba bastante bien.

Con lo que les estuve contando sobre su situación actual, “bastante bien” es un mundo de diferencia. “Bastante bien” es MUY bien en comparación a lo que venimos viviendo.

Charlé con mi mamá que se siente anímicamente mejor, con mi papá que más allá de un pico de presión, la sigue remando, y con mi hermana, que llegó tarde porque el bondi en el que venía chocó (nada grave) pero cayó de buen humor y con medialunas.

En cuestión de minutos, me sentía bien. Contenta, animada. Desde entonces que la sensación general de molestia se me pasó.

A veces, supongo, solo necesitás a tu familia, sea la de sangre o la que elegís cada día.

Estar un rato con ellos, saber que están bien, relajarte aunque sea por unos minutos.

No saben cuánto extrañaba eso.

Una respuesta a “A veces solo necesitás a tu familia”

  1. Te entiendo, me pasa y es increible como de 0 pasas a “sonrisa porque si”.
    Vengo de flia de tanos… es un cliche, pero si, la familia es la familia.

    Recien lei todo, fuerza Ce.
    Sabes que estoy en rrhh, si puedo hacer algo para ayudar, avisame.
    Besote.

Los comentarios están cerrados.