2012 fue un gran año

Creo que puedo describir mi 2012 muy claramente de la siguiente forma: si se hubiese acabado el mundo, me hubiese ido feliz y satisfecha. Rodeada de amor, y superación personal y familiar.

No todo el año fue un paseo en bici. Muy por el contrario, hubieron momentos desafiantes y dolorosos, como ya saben. Pero también fue un año lleno de logros.

Este año descubrí la satisfacción que puede darme mi carrera profesional en algo que no es un emprendimiento propio, y también aprendí a delegar mucho en lo que es mi bebé, Acceso Directo.

2012 fue testigo del comienzo del fin de la espantosa odisea que atravesó mi familia durante los últimos 4 años, y aunque el alivio no fue inmediato, es un nuevo comienzo, podemos respirar, y mirar al futuro sin miedo.

Bariloche

Este año pude viajar más de lo que nunca había viajado en un solo año. Pude conocer la ciudad de México y Cartagena, además de volver a otros lugares que ya conocía, pero sobre todo adquirí muchísima experiencia como viajera solitaria, algo que me divierte mucho, y me hace sentir que soy la mujer que quería ser de chica.

También fue un año de mucho crecimiento personal para mí, tanto individualmente como en pareja, dos aspectos en los que estoy manteniendo un equilibrio maravilloso que nunca antes había conocido.

Iba a escribir “gracias 2012”, pero creo que no sería justo. Es gracias a mi familia, mi novio, mis amigos, mis compañeros de trabajo, los desafíos que se me presentaron y los que vienen adelante.

Así que vayamos cerrando este año, que yo tengo que vestirme para festejar, y ustedes seguro que también.

Mi deseo, para mí, para ustedes, y para todos nuestros seres queridos, es que 2013 sea un año maravilloso, que supere a este que dejamos, y que dentro de 365 días nos encontremos escribiendo otro balance positivo.

¡Nos leemos el año que viene!

3 comentarios en “2012 fue un gran año

  1. Me alegra mucho que las metas de una persona se hayan logrado, yo en lo personal cada día me siento rejuvenecido y lleno de vida, y también deseo agradecer a Dios, mi familia, mi novia, mis amigos, a todo mi alrededor porque son escena del teatro de la vida

  2. Casi siempre trato de decir algo no trivial como mis últimas palabras del año. “Este fue un buen año”, me encontré diciendo ayer. Así que comparto, y me alegro por vos. ¡A por un 2013 igualmente satisfactorio!

Los comentarios están cerrados.