Cine: Relatos Salvajes –todos podemos perder el control

Confieso que el cine nacional (y por nacional me refiero al argentino) nunca fue de mi particular agrado. No es que no haya un puñado de películas locales que me gustaron mucho, pero para ser sincera no suele ser lo que más me gusta, y por lo tanto difícilmente lo elija.

Por suerte a veces la vida te da oportunidades que vos misma no te darías, y ayer terminé viendo, dos semanas antes de su estreno, Relatos Salvajes. Y me pareció una verdadera obra maestra.

Relatos Salvajes

Aunque eso no debería haberme sorprendido considerando el talento que hay detrás de Relatos Salvajes: escrita y dirigida por Damián Szifron, con Almodóvar entre sus productores, y la actuación de gigantes como Ricardo Darín, Leonardo Sbaraglia, Oscar Martínez, Érica Rivas, y Darío Grandinetti entre otros. Todos impecables.

Relatos Salvajes se compone de seis historias cortas, relatadas de a una, en la cual una situación normal o al menos posible, termina escalando en forma –justamente– salvaje.

Cada historia te termina tocando en lo personal, te hace preguntar “¿y si me pasase a mí? ¿qué haría? ¿llegaría a eso?”.

Hay toques de comedia, de drama, y escenas que no pude mirar de lo mucho que me impresionaban, no por su violencia, sino por su realismo.

Mi novio siempre me dice: “Todos estamos a un trauma de convertirnos en Lex Luthor”.

Relatos Salvajes es la perfecta manifestación de ese principio.

Excelentes actuaciones, planos, historias, guión, fotografía. No tengo más que halagos, y les recomiendo muchísimo ir a verla.

Les diría cuáles fueron mis dos relatos favoritos pero no quiero condicionarlos. Después del estreno les cuento ;)

Pre-vacaciones en el Palacio Duhau con DJ Summer Sessions

Mientras cuento los días para que lleguen mis ansiadas vacaciones, el jueves tuve la suerte de poder hacer una preview en el Palacio Duhau Park Hyatt de Buenos Aires, gracias a la amable invitación que me extendieron.

Durante el verano (y por lo que resta de marzo) están haciendo unos ciclos especiales en su jardín terraza llamados DJ Summer Sessions, todos los jueves entre las 18 y 20 horas. A mi me sirvió un montón para relajarme y pasar un rato divino sin pensar en las 500 cosas que me quedan pendientes antes de mi viaje.

Algo genial es que el acceso no está limitado a huéspedes del hotel, así que puede ir cualquiera. Si trabajan cerca de ahí, no está nada mal para hacer un after office de vez en cuando –incluso aunque el ciclo en sí de las DJ Summer Sessions termine a fin de mes.

Lo que tiene de especial el ciclo es que combina un Aperol tremendo (foto), tabla de antipasti italiano, la vista increíble de la fachada interna del palacio, y música perfectamente elegida por Fabián Cuoto. Y con esto logran que el ambiente sea perfecto para distenderse y disfrutar.

Aperol Palacio Duhau

Destaco el Aperol porque yo soy muy quisquillosa con los tragos, y este no lo podía soltar, estaba riquísimo.

Me gusta destacar estos momentos de la vida, esas ocasiones sorpresa en las que tengo la oportunidad de conocer algo bien por fuera de mi rutina.

Si tienen oportunidad de darse una vuelta, se los súper recomiendo. Y si no, al menos les dejo la receta para prepararse el trago de Aperol en sus casas ;)

Más personal

Personal

Con este temita de los 100 días de blogging me encuentro con que mis ideas para escribir empiezan a proliferar.

Pero de la misma forma me doy cuenta que mentalmente siempre me restringí mucho con los temas sobre los que escribo. Durante varios años ya vengo escribiendo solo sobre tecnología o posteando reflexiones, pero sin hacerme lugar realmente a cosas más personales (aunque últimamente trato de abrirme más) o hasta de temas más variados.

Creo que voy a empezar a experimentar acá con otras aristas, quizás solo para ejercitar la escritura, quizás para descubrir alguna nueva pasión.

El tema del running últimamente me tiene bastante enganchada, y probablemente vaya a seguir escribiendo sobre eso a medida que hago mi transformación de alguien que se cansaba cuando tenía que correr 10 metros el colectivo, a alguien que quizás, algún día no muy lejano, pueda correr una carrera de 5K.

Pero también pienso en otras cosas. Quizás escribir sobre cosas que me pasaron en el día, o cosas que me pasaron hace tiempo pero ahora se vuelven importantes, tal vez hasta de cosas que me compré y me gustaron.

Mi “personalidad bloggera” siempre estuvo signada por la tecnología, pero creo que llegó el momento de animarme a ampliar el abanico.

La tecnología me encanta, pero al fin y al cabo no es lo único en mi vida, y con todos los cambios de los últimos meses, hay mucho más para contar.

Más personal significa abarcar más partes de mi persona.

¿Qué les parece?

100 días de blogging

100 días de blogging

No lo quería escribir hasta no estar bien adentrada, pero acá va: este año me desafié a mí misma a retomar el hábito de bloggear de una forma bastante ambiciosa.

100 días ininterrumpidos de blogging.

Eso quiere decir que durante casi 4 meses tengo la presión interna no sólo de escribir todos los días, sino también de publicar.

Hasta ahora voy bien, aunque confieso que a veces no se me cae una idea. Como hoy, que como no sabía de qué escribir, me propuse contarles sobre mi pequeña iniciativa personal.

A veces escribo acá, otras veces en Acceso Directo, y quizás algún que otro día escriba en otros blogs como invitada, cuando ya no sepa qué más hacer.

Me está resultando un ejercicio maravilloso, por cierto, reconectarme con el placer de la escritura y el hecho de ponerme “ahí afuera” como hace años que no lo hago.

Creo que la parte difícil va a llegar durante mis vacaciones en marzo. Tengo todavía que definir si ahí también me voy a obligar a escribir todos los días (lo cual puede desembocar en un genial diario de viaje), o si puedo adelantar posts antes de irme y contarlos como “de cada día”. Veremos.

Pero bueno, ahora ya saben, si algún día de estos me ven por ahí preguntando “¿De qué puedo escribir?”, es que mis 100 días de blogging están apremiando.

Cuando veo a alguien leyendo un libro que me gusta

Alguien leyendo un libro que amas

Ver a alguien leyendo un libro que yo leí y me gustó, es como si el libro me estuviese recomendando a una persona :)

Me crucé con esta imagen hace unos días y no podría estar más de acuerdo. Hay ciertos libros que te marcan, y con los que siento que cualquier otra persona que los haya leído ya tiene algo genial en común conmigo.

No sé qué sería de mi vida sin los libros. De papel, de tinta electrónica, en audio. Lo que sea. Una nunca está sola ni hay tiempo muerto cuando se tiene un buen libro a mano.

Next Stop: Punta del Este

David Guetta

El año empieza con un mimo de la gente de Movistar, quienes me invitaron muy amablemente al Punta del Este Summer Festival :)

Va a ser un viaje express, salgo esta tarde y vuelvo mañana antes del mediodía, pero me entusiasma un montón.

Creo que la última vez que pisé suelo uruguayo fue hace 20 años, y sólo tengo recuerdos hermosos de mis vacaciones con la familia allá. Un país precioso, como salido de un cuadro. Sé que no voy a recorrer nada de Uruguay esta vez más que el micro desde Montevideo hasta Punta del Este, pero me alegra saber que voy a estar ahí una vez más.

El lineup del festival tiene a David Guetta como figura principal, Nervo, Deep Mariano y Fernando Picon.

Un plan absolutamente diferente de mi típico sábado a la noche, para bautizar el primer fin de semana de 2014.

¡Allí vamos!

De lesbianas, porno, y mujeres héterosexuales

Hace un par de noches vi una película, “Los niños están bien”, que narra la historia de una pareja de lesbianas cuyos hijos conocen al donante de esperma con el que fueron concebidos.

Pareja de lesbianas

Parte de la historia incluye que la pareja mira películas de porno gay –de hombres gay. Uno de los hijos lo descubre y le hace la pregunta obvia. “¿Por qué miran porno de hombres gay, no deberían mirar porno de lesbianas?”.

La respuesta de una de las madres incluye la siguiente frase: “Bueno, eso creería uno, ¿no? Pero verás, el porno de lesbianas está hecho por actrices heterosexuales, para hombres heterosexuales, y la falsedad de todo es sencillamente insoportable”.

Fue una de esas cosas que nunca se me habían ocurrido, pero claro, tiene todo el sentido del mundo. (Supongo que debe haber porno de lesbianas de verdad, pero debe ser proporcionalmente muchísimo menor).

Al día siguiente, por una de esas cosas de la vida, me encuentro con este video en Gawker, en el cual “lesbianas de verdad” (sic) comentan una película de porno lésbico hecha para hombres (películas que en sí no tienen nada de malo, solo es interesante esta perspectiva). Son dos minutos que les recomiendo mucho:

Lo que me encantó no fue solo los insights re interesantes al mundo de las mujeres homosexuales (del cual, si no sos parte, seguramente sepas muy poco, y evidentemente muy teñido por la mirada masculina), sino que además más de la mitad de las cosas que decían aplican tranquilamente a una mujer hétero.

La necesidad de constancia en la estimulación, detalles como que tu pareja no tenga las uñas largas si quiere tocarte ahí abajo, y que si estás gimiendo cuando en realidad no te están haciendo nada, seguramente lo estés fingiendo.

A veces escribo cosas que pueden parecer obvias, pero hay tanto que damos por sentado, que pensar activamente sobre esas cosas un ratito es un buen ejercicio.

En todo caso, la sexualidad en sí es un tema divertidamente complejo, y la sexualidad femenina es la misma ya sea que te gusten los varones o las nenas. Cambian algunos matices, pero la base es esa.

PD: Si alguna de mis lectoras es lesbiana, me encantaría saber su opinión.

Momentos definitorios capturados en un tweet

Hoy estaba mirando mi archivo de tweets, riéndome de las cosas que escribía en 2008, con tanta energía y entusiasmo, siendo nueva en la comunidad online a la que me integré.

Entonces me encontré con este tweet:

Imposible olvidar ese fin de semana fatídico. Y maravilloso que en Twitter tenga la posibilidad de revivir cada uno de esos momentos definitorios (buenos y “malos”) en mi vida por lo que pensaba en 140 caracteres o menos.

Más fluido y espontáneo que un diario íntimo, quizás sin tanto detalle, pero con todo el sentimiento.

¿Encontraron tweets de momentos importantes en sus vidas revolviendo en los archivos?

PD: Menos mal que el mundo no se terminó ese fin de semana. Lo mejor estaba por venir.