Blog

Atracción y retención de personal

Hace 30 años uno empezaba en una empresa y la idea era crecer ahí (“de cadete a gerente”). Esto cambió, el contexto, hay incertidumbre. Ya no se busca para quedarse 30 años en la misma empresa, sino estar en las empresas más reconocidas. Se cambió la idea de crecimiento por la de funcionalidad.

Se busca el prestigio, para que cuando me vaya, me lo reconozcan. Se trata de trabajos más diversificados, para que menos personas puedan realizar más tareas. Esto desemboca en gente sobrepasada.

La estructura piramidal se está achatando, se requiere capacidad de adaptación.

Y mientras que antes se buscaban grupos homogéneos, ahora se los prefiere heterogéneos.

Talento:

Son personas calificadas que hacen la diferencia en una empresa. Persona con capacidad de adaptarse. Puede hacer bien su trabajo y además le da un valor agregado. No tiene que ver solo con su expertise, sino con su inteligencia emocional. La empresa y su cultura influirán mucho en esto.

Se estima que los talentos son solo el 10-15% de los empleados, por eso es importante retenerlos.

Retención de personal.

Parte de retener a los empleados tiene que ver con motivarlos, generar un buen clima, tener una política de puertas abiertas…

1) El primer paso es detectarlos

2) Luego, hacerlo explícito, comunicarlo. Esto se relaciona con el contrato psicológico, saber qué quiere cada una de las partes, hacer explícito lo implícito. Es parte de nuestro rol.

3) Y hay que reconocérselo verbalmente, a ellos y ante otros, y con algo concreto (esto se relaciona con las teorías de la motivación, como la de la equidad o las expectativas).

Paradoja: Mientras más capacitados y talentosos, tienen más con qué irse a otra empresa.

La atracción es capturar a estos talentos, la selección del personal, en la cual la descripción del puesto es muy importante. Hay que saber “vender” el puesto, pero siendo realistas, para evitar que luego se vayan.

La retención es lograr la permanencia, que no se vayan.

Tanto en atracción como en retención están presentes el contrato psicológico (que es dinámico) y por lo tanto, el rol del psicólogo.

Liderazgo. El liderazgo es importante porque desde RRHH se pueden pensar estrategias de motivación, que no deben ser coartadas por parte de los líderes.

La evaluación de desempeño sirve para detectar talentos, y también para ver cómo son evaluados por sus jefes.

El efecto Halo se da cuando por un rasgo nos hacemos una impresión general de la persona (o por una persona, de un sector entero).

Si bien la motivación varía, al momento de retener talentos hay ciertos puntos importantes:

1) Capacitación

2) Planificación de carrera (con las aspiraciones de la empresa y el empleado)

3) Misión y visión (relacionado con por qué estoy ahí)

4) Poder transmitir y compartir la creación de valores

5) Reconocimiento

También son importantes el empowerment (involucrarlos en las tomas de decisiones) y tener una imagen corporativa de prestigio, que sea un beneficio para la persona.

Aclaración: Esta nota es el resumen de diversas lecturas realizadas durante mi carrera universitaria. Si crees que en la misma se ve afectado algún tipo de derecho de autor, por favor hacémelo saber a través de los comentarios para poder remediarlo.

Políticas públicas de salud mental

Del tema del apartamiento y la marginación en los ’50, se pasa a un movimiento de mayor apertura con el Estado Benefactor.

En él, individuo = ciudadano; el Estado se hace cargo de la cobertura de los "riesgos de la existencia" (seguro, salud, educación…), con igualdad para todos, y tanto de individuos como públicos.

Así como en caso de guerra se les pedía que den la vida, el estado los ayudaba a vivir lo mejor posible.

· Se critica a la institución manicomial, con el progresivo cierre de las mismas, y apertura de otro tipo de instituciones.

· Se amplía el espectro de profesionales de la salud mental (por ejemplo, nace la carrera de Psicología).

· Aparecen otros tipos de abordaje.

· Se replantea el sujeto de atención.

· El lazo social se vuelve más humano, y cuestiona el poder y los métodos de la psiquiatría clásica.

· Se incluye familia y comunidad.

Pero luego, con las políticas neoliberales y neoconservadoras el Estado se va retirando de esa protección, a través de la privatización de aquellos riesgos. La gente debe hacerse cargo nuevamente.

Pasa a ser un estado economicista, donde individuo = consumidor. La salud física y mental pasan a ser bienes de consumo.

Hay cambios profundos en el concepto de lo público. La vida vuelve a ser un bien privado. Esto afecta a los dispositivos de atención médica y mental, y a las prácticas.

En Europa quedó conservado, la salud social funciona. En Estados Unidos y sus orbitales, eligen la privatización en mayor o menor medida.

Esto pasa poco a poco, y llegando a los 80 en Argentina… Si bien se privatiza, el Estado retiene para sí la atención de los individuos con menores ingresos, y algunos mecanismos de control (como las epidemias).

Los riesgos de la salud se dividían en:

  • Previsiones familiares para la salud
  • Sociedades de socorro mutuo
  • Obras sociales sindicales sin fines de lucro
  • Empresas privadas de seguros (al principio pequeñas, con un sector pequeño de la población, los autónomos).

Durante un tiempo hubo un equilibrio entre el estado, las obras sociales y mutuales, y lo privado.

Luego el Estado se va retirando, y esto restringe las posibilidades y el equipamiento del Estado, y eso, el rango que gente que puede gozar estos beneficios.

La salud mental queda restringida nuevamente a la medicación.

Y el espacio vacío lo cubren las obras sociales y las empresas privadas que van creciendo (y en ellas se da el mayor crecimiento). Hay un modelo claramente empresarial en la salud.

Se va destruyendo el principio de la universalidad de los ciudadanos en salud.

Consecuencias

El saber del médico se trastoca en el saber de la empresa. El poder de decisión para por la empresa, y todo esto avala e impone prácticas más funcionales a los intereses de la misma.

La salud mental tiene costos muy inciertos para la aseguradora: cronicidad de las patologías graves y borrosidad de los tiempos de tratamiento en patologías breves.

Se busca delimitarla dentro de una ganancia empresarial, con criterios de eficacia, economía, y rapidez de resultados.

Algunas psicoterapias se adaptaron con facilidad, pero ninguna debería transar con el mercado, por una responsabilidad ética. El DSM-IV responde a la necesidad de auditoría y control. Se pierde la subjetividad.

Los grupos terapéuticos son conforman por interés económico, y alimentan la ilusión negativa de que solo me pueden entender los que pasan por la misma que yo, acentuando la discriminación.

El hospital público era un lugar de prestigio, pero ya no. Hay un Estado ausente, condiciones rígidas, a los profesionales se les paga por prestación- estamos acorralados.

Y los pacientes tienen necesidades cada vez más complejas y críticas, pero no se puede elegir al profesional ni al método terapéutico.

En este ambiente la promoción de salud prácticamente no existe.

Con la privatización, las obras sociales y las prepagas, se facilita las ideas biologicistas de las enfermedades mentales, y justificar la medicación. Y eso pone causa y responsabilidad afuera. Se prescinde de la comunidad, que si bien puede causar síntomas, también puede reparar.

La pastilla ahoga la palabra.

Inteligencia solidaria

Inteligencia solidaria

El hombre se insertaba en la cultura con ritos que imitaban a la naturaleza, para achicar la diferencia. Con ellos trataban de entender y extraer respuestas, operar en el mundo, resolver problemas y calmar ansiedades.

El rito podía ser participativo en la comunidad o individual (como con los chamanes).

Los rituales tenían entonces dos aspectos, uno animista (el rito que calma la angustia) y uno empírico (como medio para aportar conocimientos más racionales).

Con el tiempo, se le dio más importancia al pensamiento racional que al animista. Se separa tajantemente lo vivido de lo racional, se divide la parte del todo para "conocer" y "dominar" mejor la "realidad".

Se llega al pensamiento empírico, positivista, que debe dividir para reinar. Mostrarse práctico, útil. Nace el método hipotético deductivo.

Pero se termina volviendo dogmática, y el riesgo es que se pone al servicio del poder social, y no necesariamente al servicio de los hombres.

OCTAVIO FERNÁNDEZ MOUJÁN plantea que no hay un mundo "dado" sino "dándose". Entonces solo lo podemos entender involucrándonos.

Así, habría que retomar mucho del pensamiento mítico, para después acceder al racional.

Partimos entonces de otros supuestos: el mundo dándose, la información cambia todo el tiempo, sin un orden preestablecido. Un mundo presente. Hay que incluir lo emocional, porque siempre está e interviene en el conocimiento, y si no lo tenemos en cuenta, actúa como un obstáculo.

Goleman habla de la inteligencia emocional, que nos ayuda con el autoconocimiento y el manejo de las emociones, y a mejorar la comunicación.

La inteligencia racional comprende las aptitudes lógico-matemáticas para entender la "realidad". Sobrevalora la medición, objetivación, acumulación de datos y en base a ellos la formulación de teorías.

La inteligencia emocional tiene en cuenta el dato de la realidad más la emoción que lo acompaña, para que no se vuelva un obstáculo.

OCTAVIO FERNÁNDEZ MOUJÁN plantea una 3ra inteligencia: la inteligencia solidaria. Ésta no parte del dato empírico de la "realidad dada", sino que está más allá de eso de dividir para controlar o manipular.

Lo explica a través del concepto de ID, que surge para compensar el desajuste entre el hombre y la "realidad", lo otro.

Hay 3 formas complementarias de definir la ID:

1. Sentimiento de continuidad del Yo a través de la historia y las identificaciones.

2. Sentimiento de mismidad, aportado por las identificaciones del Yo con el otro.

3. ID social, surge de la participación. No tenemos, somos.

La inteligencia se desarrolla por muchas crisis de ID.

La realidad existe, pero no es toda, hay más, no se agota. Hay otra con la cual nos podemos identificar solo con coparticipación: la ID grupal, un campo de valores que remite a la suspensión del yo. Esta inteligencia busca comprender solidariamente la realidad.

Definición del glosario:

La inteligencia solidaria parte de una realidad viva indeterminada, caótica, pero con fuerza vital transformadora que nutre el anhelo de autosuperación del grupo, sin dejar parte alguna afuera. Más que oponerse a las inteligencias clásicas, que parten del sujeto o Yo pensante sobre una realidad que lo determina, se integra a ellas, otorgándoles capacidad creadora y especialmente solidaria: lo que capta es desde el bien común. No divide para entender, sino que a través del sentimiento de ID solidario, entiende. Luego se va tomando distancia para percibir y pensar razonablemente, a fin de actuar dentro de un sistema.

Crisis Vital

Modelo de crisis vital de Octavio Fernández Mouján

1) Se produce una crisis, un cambio brusco con malestar, conflicto. Nos cuestionamos, lo establecido ya no cierra.

Y esa duda existencial (no metódica ni obsesiva) lleva al Yo a un proceso de desidentificación de todo objeto. Cae la máscara identificatoria y el Yo queda suspendido. Entra en una situación de caos, de angustia.

2) Salto de lo psicosocial a la cultura viva, del mundo de los objetos al de los valores. Frente a la primera pérdida de ID, recurrimos a la ID social. Captamos valores, sentidos más allá de lo predeterminado. Esto nos permite reconfigurar las viejas estructuras de manera diferente.

Ante la irremediable pérdida del sentimiento de identidad del Yo surge otra identidad subyacente grupal en donde participo del poder de la vida en su contante creación. Emerge pues una experiencia originaria o un contexto de creación donde captamos nuevas formas a través de la imaginación creativa (no representacional). Capta el sentido más allá de todo determinismo.

Para dar este salto es necesario suspender el yo, suspender las vivencias racionales. La percepción-consciencia se abre a un nuevo campo: la participación vivencial. La CC de este modo se amplía.

3) Ilusorio. El Yo ha captado la nueva imagen con sentido, iniciando el proceso de objetivación y socialización. Va recuperando los objetos identificatorios ilusoriamente, pero distintos, sin aferramiento. Renovado, más maduro, más flexible.

4) Cambio estructural del proceso de objetivación y socialización. Resocialización, vuelta a lo social. Nueva estabilidad, hasta que se vuelva a romper y el ciclo comienza de nuevo.

Se para de una estructura narcisista que idéntica al Yo con un objeto ideal sublimado, a otra estructura de relación de objeto más edípica, en donde el ideal es compartido por los demás.

El movimiento es primero narcisístico, después edípico, y luego sale a la cultura.

En esto hay una diferencia entre lo cuántico y lo mecanicista. La cuántica renuncia a los absolutos, hay un aumento de tolerancia a las ambigüedades, el paso de los objetos a los procesos y la relativización de toda noción de determinismo.

El yo se desprende de los objetos cuando las dudas se vuelven existenciales. La angustia que aparece es existencial, no es objetivable ni representable. Solo vivible, participable.

Y esto ocurre cada vez que la razón no encuentra una respuesta.

Qué es una crisis

Toda crisis implica un cambio brusco. Las mismas suelen ser evolutivas o accidentales, y frente a ellas hay dos opciones: asumirlas o evitarlas. Evitarlas es la tendencia más generalizada, porque el Yo quiere evitar el peligro, lo desconocido, lo indeterminado.

Pero cualquier tipo de crisis puede ser una Crisis Vital, cuando nos desprendemos de toda estructura previa, ponemos en duda todo de lo que los agarrábamos: suspendemos el yo, para acceder a una CC ampliada.

La realidad psíquica no es lo mismo que la realidad. Lo que vemos es subjetivo, la "realidad" está determinada por nuestras estructuras. El Yo proyecta y después "se compra" lo que proyectó.

En una crisis vital, se participa, no se es pasivo. Se duda de todo lo establecido, no hay certezas. Y hay que soportar la pérdida de la seguridad.

Así, se diferencia de una crisis narcisista, de un duelo (aunque lo incluye) o de una crisis social.

La crisis vital ES la pérdida momentánea de todo objeto. Una verdadera posibilidad de cambio, de la que el Yo resurge más sano.

El modelo lógico de la crisis vital se asemeja al del 1er año de vida.

1) El recién nacido no tiene noción de límites, no hay yo/ no-yo, adentro/afuera.

El sentimiento de ID lo sostiene la madre y la unidad simbiótica con ella. Hay un "cuerpo vivo", completamente sensorial. Así, el bebé se va orientando por participación, con ese grupo de sostén, dador de ID grupal.

2) Empieza a diferenciar adentro y afuera. El Yo va pudiendo un poco más. Es el primer atisbo de un mundo objetal, sobre el cual despliega ilusoriamente sus fantasías. Poco a poco, se da un proceso de individuación desde los sentidos. Es una proto-individuación narcisista.

3) Estructura del Edipo. Apertura a un tercer objeto, que lo abrirá a todos los demás. Se rompe el narcisismo y la ilusión de completud. Aparece el objeto, y por lo tanto, la frustración.

4) Constitución del aparato psíquico, con el pensamiento, la razón, la cultura y la posibilidad de pensarla. Es sensorial más racional.

Estos 4 puntos se re-editan en cualquier momento de crisis, y es el paralelo del "hombre saludable", aquel que puede prescindir momentáneamente del objeto, suspender al yo (o debilitarlo), y entrar en crisis para salir de una manera renovada.

Historia de la prevención

En los pueblos antiguos, se relacionaba a los dioses y fuerzas sobrenaturales con la protección y la salud.

Después la gente se da cuenta que se pueden controlar ciertas condiciones para prevenir enfermedades. Por ejemplo: controlar la higiene para evitar epidemias.

Se va descubriendo también que no hay una única causa para un efecto, sino múltiples: la sobredeterminación.

Comienzan a considerarse además virus y bacterias, la familia, lo social, etc., en relación a la salud y la enfermedad.

A fines de los 50, principios de los 60, se consolida la prevención. Caplan, en el ‘64, publica "Principios de la psicología preventiva". El contexto es Vietnam.

Un punto revolucionario fue empezar a concebir la lucha contra la enfermedad y cualquier tipo de sufrimiento en una comunidad.

Caplan da su modelo de prevención por niveles. Habla de la psiquiatría preventiva, en la cual un cuerpo de conocimientos profesionales puede utilizarse para planear, llevar a cabo programas, reducir la frecuencia en una comunidad de los trastornos mentales de todo tipo, la duración y el deterioro.

Prevención primaria: es la prevención propiamente dicha; se aplican estrategias para evitar situaciones anómalas. Disminuir la incidencia. El abordaje se relaciona con la necesidad de la persona y las consecuencias en la comunidad.

Prevención secundaria: A pesar de las acciones de la prevención primaria, se padecen enfermedades, que deben ser atendidas. Es el nivel de la clínica, atender el daño. Lo más útil aquí es el diagnóstico precoz y el tratamiento efectivo.

Prevención terciaria: Reducir en la comunidad las consecuencias de los trastornos. La rehabilitación.

Con Caplan, se instala la prevención como un proceso activo, para promover la salud a nivel colectivo, no individual.

En salud mental, la prevención tiene que ver con llegar a masas importantes.

La OMS habla de 4 pilares fundamentales del bienestar: educación, salud, trabajo y vivienda. Y éstos, en un clima de responsabilidad, libertad y derecho.

En Argentina, José Bleger trabajó paralelamente a Caplan. Decía que la prevención y la educación eran los patitos feos de la psicología.

Uno de sus grandes aportes fue el rol del psicólogo. Ataca al PA con que el rol era muy pasivo, propone que salga a la comunidad. Señaló el camino de los psicólogos como agentes del cambio social (aunque hoy se sabe que es la comunidad entera quien favorece esos cambios). “Los psicólogos no deben esperar que la gente enferme para intervenir”. Se debe promover el bienestar y no solamente curar.

Además, jerarquizó la importancia del trabajo interdisciplinario.

Hay que crear ámbitos comunitarios que promuevan la participación y bienestar ya que estos ámbitos influyen en la salud. Si el ambiente es inadecuado, lo será la salud.

Propone un psicoanálisis operativo, aplicado, fuera de contexto, en situaciones de la vida cotidiana.

Paulo Freire basó sus conceptos en una educación como práctica de la libertad, un acto de conocimiento y aproximación crítica a la realidad. Propone romper los modelos tradicionales de educación, realizando sus trabajos fuera de los muros de la escuela. Definía a la escuela como una institución domesticadora que legitimaba la desigualdad social.

El objetivo de la educación es permitir que el hombre llegue a ser sujeto, construirse como persona, transformar al mundo. Propone una pedagogía para la liberación, para que los oprimidos no traten de “ser como el patrón”, sino que sean conscientes de su posibilidad de apoderarse de su propia realidad para transformarla, con su capacidad y esfuerzo.

Prevención – Octavio Fernández Mouján

Octavio Fernández Mouján habla del concepto de desajuste, como algo inevitable y necesario, que nos lleva a entrar en crisis, y propio de la condición humana.

Nosotros no coincidimos con nosotros mismos. Esto a veces está bueno (no matar cuando nos enojamos) y otras veces no (por ejemplo, en la repetición).

Las crisis y los desajustes son un campo dinámico entre lo objetivo, subjetivo y participativo.

Hay 3 desajustes básicos:

1- La demanda socio-cultural contra el progreso tecnológico y científico.

A veces el progreso se impone en forma violenta. El sistema busca una solución de compromiso, que siempre resulta tensionante. Prevenir sería incorporar un tercer término, el de la cultura viva, dinámica, integradora. No se pone en duda los beneficios de la tecnología, sino el ambiente que produce.

2- Entre las necesidades elementales y los sistemas socioeconómicos.

El consumismo, la brecha entre ricos y pobres, etc. La salud no es accesible para todos. Y la peor consecuencia de esto es la drogadicción.

3- Entre el deseo de conocimiento y los sistemas educativos y socioculturales.

La necesidad de saber es pulsional; el desajuste se remonta a los principios de la humanidad. Los sistemas que dan información no siempre dan información auténtica. Y la imponen.

Con estos desajustes, el peligro que se corre es que los símbolos (que no son unívocos ni literales, sino polisémicos, con variedad de significados) se conviertan en signos (unívocos, literales, pueden volverse objeto de consumo).

Cuando el símbolo vuelve a tener su fuerza, es el símbolo vivo, no se inventa, y puede construir un valor cultural. Esto es lo que se pone en juego en la cultura viva: un ámbito propicio para cuestionar lo establecido, participar y crear. Impide que los símbolos se conviertan en signos, y busca evitar transacciones sintomáticas de dos términos, al agregar uno más. Tiene un valor transformador y creativo.

La prevención primaria es anticipación de futuro, para evitar la enfermedad integrando la “cultura viva” al ambiente establecido, de manera tal que la contradicción entre los sistemas imperantes y la búsqueda de identidad de los individuos y grupos sociales pueda ser resuelta coparticipativamente.

El modelo teórico propuesto es el de Crisis Vital, y el método, el “inventivo”, sobre el cual se aplica el hipotético deductivo.

La “gran invariante” en el estudio de la prevención primaria es la “cultura viva”, el tercer término que vuelve más dinámico al ambiente y amplía el campo de posibilidades.

Este esquema nos sirve para volver a ilustrar qué es una crisis vital: dudar de lo establecido, ampliarlo para intuir una nueva visión de la realidad que orientará nuevas respuestas tentativas. Así, se puede extender el ambiente a fin de realizar una tarea preventiva con más posibilidades de cambio. El abordaje busca:

1) Transformar una consulta puntual en ambiental, y una asistencial en preventiva también

2) Profundizar toda situación de crisis para hacerla vital

3) Ampliar el campo con el método inventivo

4) Concientizar a la población sobre lo que es “calidad de vida” para poder criticar al sistema actual de “cantidad de vida”

5) Promover la salud como desafío permanente, no conformarse con evitar la enfermedad