Volví al trabajo independiente :)

Libertad

Escribí no menos de 5 párrafos diferentes para empezar este post, todos los cuales, excepto el que están leyendo ahora, fueron borrados. No es para menos: la escritura creativa (y no tengo demasiadas pretenciones con ese término; me refiero a cualquier tipo de escritura que no sea un email laboral) es algo que había dejado bastante abandonado durante los últimos dos, casi tres años.

En enero de 2015 terminó mi paso por el mundo corporativo. Un camino que empezó sin que lo busque y que me trajo tantas satisfacciones como frustraciones (¿acaso no es así la vida?). Tuve la enorme bendición de poder explorar diferentes aspectos míos como profesional, conocer gente maravillosa, y viajar a lugares que no creí que iba a conocer siendo tan joven.

Pero ese paso también implicó alejarme mucho de lo que, de una forma u otra, era mi veta creativa: mis blogs y todos los proyectos web que alguna vez había tenido.

Hoy, después de tres años, un poco empujada por situaciones externas y muy empujada por mis voces internas, me encuentro nuevamente decidiendo mi propio destino. No sé si uno en algún momento deja de decidirlo realmente, pero sí creo que por momentos nos dejamos llevar por la comodidad de la inercia.

Demasiada introducción para contarles esto: una vez más di el gran salto y estoy trabajando por mi cuenta. Y esta vez trabajar significa brindar mis servicios de asesoría en redes sociales en forma independiente, pero también trabajar duro en mis propios proyectos. En mis blogs, en el canal de Youtube, y en lo que vaya surgiendo.

Porque quiero diseñar mi propia vida. Porque quiero despertarme con energía, e irme a dormir con ganas de que llegue el día siguiente para seguir haciendo mi trabajo, porque lo amo.

Así que aquí vamos. De vuelta al ruedo. Y algo me dice que la tercera es la vencida.