Mi viaje a México DF

La semana pasada tuve la gran suerte de poder viajar a México DF por trabajo y quedarme dos días extra para poder recorrer la Ciudad, y fue un viaje increíble.

El vuelo de ida fue con una escala larga –6 horas—en Sao Paulo, pero que se compensó con creces cuando llegó el momento de abordar el vuelo al DF: no había nadie sentado a mi lado en la fila, así que pude dormir estirada entre los tres asientos, usando tres almohadas y las frazadas.

La parte de trabajo en sí salió muy bien y eso es un plus inmenso, saber que el viaje valió la pena y que tu presencia ahí ayudó a que se cumpla el objetivo.

Durante los días de trabajo me quedé en la parte sur de la ciudad –y cuando digo sur es muy al sur, México es inmensa. Como ahí estaba bastante lejos de los puntos turísticos-históricos que quería recorrer, para el fin de semana me mudé a un hotel “de diseño” en pleno centro histórico que fue un acierto por todos lados.

El hotel se llama Room Mate Valentina y está en plena Zona Rosa. O dicho de otra manera, está en pleno barrio gay, en una cuadra llena de barrios y boliches.

Había leído que el ruido por la noche no deja descansar bien, pero la verdad es que desde el piso 6 apenas si lo oía, y definitivamente no pudo impedir que caiga rendida las dos noches. Además, el hecho de que esa calle esté siempre en actividad me hizo sentir segura para ir y volver.

Leer más