Relojerías

Cuando voy al trabajo y paso por la calle Libertad, que está llena de relojerías, pienso:

Pocas cosas deben ser tan esquizofrenizantes como estar rodeado de cientos de relojes, todos marcando horas diferentes.

Reflexiones de un martes por la tarde.