Separemos los tantos

Se puede no estar de acuerdo con alguien sin que eso signifique odiarlo.

Puede no gustarte una parte de una persona, y otra si.

Se puede perdonar a alguien aunque no te haya pedido perdón.

Se puede ser agradecido por una parte de tu historia con alguien, aunque también te haya lastimado.

Ser amable incluso con aquellos que no son nuestros amigos no es de careta, es de persona madura.

Las cosas en la vida no son blanco o negro, y el que no lo entiende solo se hace daño a si mismo y a los que lo rodean.

Juani

Anoche soñé con ella.

Era parte de un sueño más grande, una temática recurrente en mí: estoy corriendo, escapando de algo o alguien en algún enorme edificio lleno de escaleras. Subo y bajo, me meto en corredores estrechos, con la esperanza de que quien me persigue pierda mi rastro.

Y entonces, después de subir y bajar incontables tramos de escalones, llego a un lugar cálidamente iluminado, y ahí está ella.

Está radiante, en camisón blanco con algún estampado delicado, casi infantil. Su piel se ve sana, hermosa, su pelo lacio, abundante. Está bailando, y yo sé que va a estar todo bien, que ella está ahí.

Me despierto, no recuerdo el sueño hasta un par de horas más tarde. Escribo esto desde el 5 para no olvidarme.

Con lágrimas en los ojos, recuerdo que aunque su cuerpo se haya muerto hace meses, está viva en el corazón de todos los que la amamos, y a los que ella amó tan incondicionalmente.

Y si hay un cielo, sé que desde ahí arriba me cuida, y que algún día, dentro de muchos años, la voy a abrazar de nuevo, y agradecerle todo el amor que me dio en vida.