Por qué quiero ayudar a Tina: mi historia personal

Quizás me hayan visto estas últimas semanas pidiéndoles que voten a una tal Tina Su con una votación para ser la “Happiness Blogger” de una marca en Estados Unidos. Me parece que corresponde explicarles la razón, ya que tan amablemente le han dado sus votos (confiando en mí, que les agradezco infinitamente).

Tina es la dueña de Think Simple Now, un blog sobre desarrollo personal. Para mi, diciembre de 2008 y enero de 2009 fueron meses terriblemente difíciles. Dificultades familiares, financieras y amorosas me dejaron devastada, llorando en la cama por días, trabajando en un Call Center en el cual todo me recordaba a la relación que acababa de terminar y donde no era feliz, y tratando de encontrar una razón para levantarme día a día. Cuando pienso en esos meses todavía se me comprime el corazón y pienso que fui muy fuerte para poder superarlo (aunque claro, eso me llevó mucho más tiempo, hasta hace un par de meses atrás).

Durante esas épocas difíciles, fueron los posts de Tina los que me ayudaron a no perder mi eje. Yo soy una persona bastante centrada y trato de permanecer siempre positiva, pero cuando las circunstancias son adversas, no es tan fácil.

Lo que me ayudó de esos posts sobre desarrollo personal es que cada uno se acompañaba de una historia, de un contexto. No era simplemente “pensá en positivo y te va a ir bien”, eran las palabras de alguien que también la pasó mal en muchos momentos, y que tuvo su propia lucha para poder convertirse en alguien que pueda transmitir algo a alguien. En mi caso, me transmitió paz, esperanza y serenidad. Me alentó a agradecer por las pequeñas cosas (incluso cuando las grandes estén mal), a conservar la calma, a sentir que aunque las aguas estén turbulentas, la tormenta iba a parar en algún momento.

Eventualmente la tormenta paró, y después de mucho crecimiento personal y muchos meses de dolor, prueba y error hasta haber vuelto a hallar mi camino, recuerdo con mucho cariño las páginas que me acompañaron cuando sentía que no podía ni levantarme de la cama.

Así que por eso, porque ella sin saberlo me ayudó muchísimo, hoy se lo quiero devolver. Yo la voto todos los días porque sé que si hay alguien que puede bloggear sobre la felicidad, es ella. Y si ustedes también quieren poner su granito de arena, entonces seremos muchos los que propaguemos la buena onda :)

Amiguismo

Es momento de hacerme una autocrítica, una de las muchas que me suelo hacer como parte de una buena costumbre. Esta vez, con algo que noto en mí desde hace años, y que se me hizo más visible en los últimos tiempos: tolero de mis amigos, familiares, y gente que me cae bien en general, cosas que de otras personas no puedo soportar.

No es que me vaya al extremo de considerar que está “bien” cuando lo hace alguien que quiero, y “mal” cuando lo hace alguien que no, pero sí es cierto que mi paciencia, mi tolerancia o simplemente mi indiferencia favorecen mucho las mismas actitudes en boca de aquellas personas con quienes comparto un lazo, que con las que no.

Me quedan entonces dos opciones para conservar la coherencia, una de las virtudes más importantes para mí. O bien empiezo a ser más dura con mis amigos, o bien empiezo a ser más tolerante con el resto de las personas. O un poco de cada una, según la ocasión.

Y esta es solo una de las muchas razones por las que no soy una persona criticona, o por lo menos trato todos los días de no serlo.

And you know…

It’s waking up in the middle of the night for no reason, shifting under the blankets and feeling the heat of the person next to you. You turn around and see them in their most peaceful, innocent, and vulnerable state. They breathe as though the weight of the world lays on anyone’s shoulder but their own.

You smile and kiss their face gently before turning back around and somehow, an involuntary grin forms on your face. Just befor you drift off to sleep, you feel an arm wrap around your waist and you know it doesn’t get any better than this.

(No pude encontrar el autor de esta cita)

El nunca más de cada uno

Un tiempo atrás estuve pensando en lo mal que me dejé tratar en mi pasado, en cómo me dejé forrear, en cómo me sometí a mí misma a situaciones que vistas en retrospectiva era inaceptables.

Seguramente el contraste con mi situación actual me permite ver con claridad esos momentos. Cuando estás en arenas movedizas llegándote al cuello no te das cuenta (o quizás si, pero no sabés cómo salir de ahí), pero cuando lograste estar en un punto firme de tu vida, todo se vuelve más claro. Y entonces no te queda otra que reconocer que si estuviste así, fue porque dejaste que suceda.

No por esto excuso a las otras personas involucradas (en situaciones tan complejas que no podría empezar a escribirlas aquí), pero sí pienso que yo lo acepté, yo le di lugar.

Y como siempre, está en cada uno el poder capitalizar los malos momentos de los que fuimos cómplices pasivos, ponernos fuertes, y hacernos cargo de nuestras vidas día a día para que eso no pase nunca más.

Creo que la gente lo llama “madurar”.

Blast from the past

Anoche estaba volviendo a casa, agotada, pensando en cualquier cosa, cuando alguien me llamó por mi nombre. Pero no el que figura en el documento, sino ese que usaba hace tiempo y a lo lejos en los foros de animé cuando recién arrancaba la década.

Un viejo amigo a quien no veía desde hace al menos 6 ó 7 años me había reconocido mientras yo iba distraída, y nos pusimos a charlar un rato largo. Una de esas charlas con quien compartiste mucho en el pasado, y que sabés que actualmente las vidas de ambos son completamente diferentes.

Me resultó divertido, lo vi grande, maduro, cambiado. Me gusta cuando pasan esas cosas, cuando puedo encontrarme con gente de mi pasado y ver que han avanzado en un largo camino, dejando atrás la etapa que en algún momento nos unió.

De todo lo que me dijo, hay algo que me puso particularmente contenta. Cuando le conté que tengo blogs y me dedico a esto, me comentó que siempre le pareció que yo escribía muy bien, que tenía un buen estilo de redacción, y una forma de escribir clara y precisa, separando bien los tantos (en largos posts en el foro).

Me hace sonreír pensar que eso haya sido así desde hace tanto, y que aunque nunca me lo hayan dicho, había alguien que podía reconocer en mí lo que hoy es una de las cosas que más me gustan de mi persona.

Fantasías comunes de las mujeres

Day dreaming

Damas y caballeros, este es un post bien minita.

Hace unas semanas me topé de casualidad con un post de 2 locas en ruedas cuerdas que resultó ser de Caro Aguirre (gracias Mery por el dato!), donde mencionaban con mucha gracia y atino algunas fantasías no sexuales (o bueno, depende del caso, supongo) frecuentes en las mujeres.

Hago propias algunas de ellas, y (además de invitarlos a leer la lista original) espero las suyas en los comentarios!

  • Descubrir qué clase de enferma mental sigue diseñando corpiños con la taza en punta.
  • Bajar de peso espontáneamente porque tenés mucho trabajo y te olvidás de comer
  • Comprar compulsivamente sin preguntar los precios, llevar cada prenda en varios colores y, cuando llegás a tu casa, desparramar todo sobre la cama para mirarlo.
  • Usar los más viles aros de lata, alambre de púa o chatarra repujada y que no te den alergia.
  • Saber a dónde van a morir las tapas de los tupperwares.
  • Poder detectar qué zapatos te van a mutilar los dedos antes de comprarlos.

Las preguntas más interesantes en mi Formspring

Esta semana, después de casi un año de negarme a hacerlo, decidí habilitar mi cuenta de Formspring.me para que cualquiera me pueda hacer preguntas. No hace falta ser psicólogo para saber que a todos nos gusta hablar de nosotros mismos en mayor o menor medida, y a mí me está divirtiendo mucho.

Los invito a que me hagan sus propias preguntas si tienen ganas, y les dejo algunas de las que más interesantes me resultaron hasta ahora (tengo unas cuantas sin responder todavía, lo hará cuando pueda!). Claro que para ver las respuestas, tendrán que visitar el sitio ;)

¿Qué paso que no escribís mas en Hipertextual?

Si pudieras cambiar una cosa de las que sucedieron el año pasado, ¿cuál sería?

¿Que pc de escritorio usas? Procesador etc..

¿Lejos de los aparatos y teclados, eres una geek sociable, de fácil conversación, o más bien tímida y reservada?

¿Qué es lo que más te gusta de vos, y qué es lo que menos te gusta?

Como te desconectas? Que haces para salir de la vida techie y vivir la vida real? Como te inspiras? Que lugares y/o personas te inspiran a hacer cosas?

que pensás de los libros electrónicos? te comprarías un kindle (o nook)?