Las palabras y las acciones

La gente dice que las palabras hablan más alto que las acciones. Pero a veces, amaríamos oír las palabras y ver las acciones al mismo tiempo, porque las palabras sin acciones son vacías, y las acciones sin palabras son confusas.

El texto lo saqué de Keep Breathing, y dejo el tema acá por el bien de todos.

Ya no te afecta

…y entonces una mañana en pleno invierno te das cuenta de que hay cosas que ya no te afectan.

Ya no importa el frío que parece que te va a arrancar los dedos, no importa que el bondi no llegue, no importa viajar parada. Dormir se vuelve opcional y el hambre (casi) no te pone de mal humor.

And it rocks.

El mismo amor, los mismos derechos

No pasa seguido: prender TN a la mañana y que una noticia te ponga una sonrisa de oreja a oreja en la cara. Pero hoy pasó.

Mi país se convierte en el primero en América Latina en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, con todos los derechos, obligaciones y responsabilidades que eso implica.

Ahora es responsabilidad de todos que la igualdad que reconoce esta ley, la apliquemos también en nuestra sociedad, en nuestro trato cotidiano. Es un gran paso para un camino que recién empieza, que tenemos que ir pavimentando nosotros, y que las generaciones que sigan van a estudiar en sus clases de historia.

No me alcanzan las palabras para expresar lo contenta que me pone esta noticia (y también me conmueve mucho, pero eso no lo leyeron de mí, eh). Si me quieren leer más centrada, pueden pasar por el post que hice en Eterna Buenos Aires al respecto.

[Foto]

15 días

calendar

Miro el calendario y me parece imposible. No puede haber pasado todo esto en menos de 15 días. Es demasiado.

Pero acá estoy, sentada, escribiendo esto con una sonrisa en la cara, ansiedad en las manos, excitement en el cuerpo y la sensación de que hay un mundo nuevo por delante.

Nuevos desafíos laborales y profesionales (que es parecido, pero no es lo mismo), la posibilidad de elegir mi propio camino, situaciones inesperadas en mi vida personal que son la causa de mi sonrisa mientras escribo (y mientras camino, y mientras bailo, and so on).

Hace dos semanas mi vida era otra, o yo era otra, o éramos las mismas y no nos dábamos cuenta que estábamos en un punto crucial, de esos que cuando mirás hacia atrás te das cuenta que cambiaron el juego.

Pero aquí estamos. Y esto recién empieza.