Mi balance de 2009

Collage S

Es el día. Todos nos ponemos a pensar qué hicimos (y qué no) durante los últimos 12 meses, y las sensaciones pueden ser de lo más variadas.

En mi caso, 2009 fue uno de los años más difíciles de mi vida, pero también el que más logros me trajo.

Dentro de lo malo, no me voy a explayar demasiado, pero dificultades económicas, peleas familiares y vaivenes sentimentales no me faltaron. Parece poco, pero la intensidad de esas situaciones fue grande, muy grande, sumadas al estrés propio de terminar la carrera, que por más que sea algo lindo, llegar hasta ese punto te agota física y mentalmente.

Dentro de lo bueno, tengo mucho que agradecer. Crecí mucho como mujer, me hice nuevos y geniales amigos, vi a mi blog crecer y crecer, y fui (y soy) feliz cada día trabajando en Bitelia, Gizmóvil y PuntoGeek. Me siento acompañada por una cantidad impresionante de gente en Twitter, y aunque parezca una tontería, a mi me llena el corazón la buena onda que tienen mis followers y el poder compartir con ellos desde trivialidades hasta sentimientos profundos.

También llegó Simón a casa, mi gato, que lo encontramos en la calle y lo trajimos a casa pensando que en el mismo día lo vendría a buscar su familia. Y ahora es un Saia más.

Y, por supuesto, me recibí. ¿Qué mayor logro que ese para coronar un año? El camino fue duro y los últimos meses hubo días que me sentaba a llorar de noche solamente por lo agotada que estaba. Pero valió la pena, mil veces valió la pena. (Aunque extraño ver a mis compañeros todos los días.)

Por último, pero no por eso menos importante, termino el año a la espera del viaje al CES 2010 en Las Vegas. Seguramente dedique un post aparte para eso, pero me pone contenta en tantos niveles diferentes que no sabría por dónde empezar.

Así que, 2009, empezaste horrible y terminaste hermoso. Gracias por hacerme crecer :)

Mi vida cambia mañana

Books

Son casi las 6 de la tarde. Las agujas del reloj siguen corriendo, y por más que lo intente, no puedo concentrarme en los resúmenes de Cognitiva que tengo preparados hace meses. Es que mañana cambia todo.

No es que vaya a ser mi primer título. Con 24 primaveras encima, esta licenciatura va a ser mi segundo título profesional, algo que me alegra mucho. Lo que cambia todo es el hecho de que, por primera vez desde 1988, voy a dejar de ser estudiante. No más cursadas, no más exámenes, no más trabajos prácticos ni materias que no me gusten. Tampoco más tardes divertidas estudiando con amigos, ni materias que me encanten, y sobre todo, no más excusas para demorar “salir al mundo”.

Mañana doy mi último final, y después de él, el mundo es mío para que haga con él lo mejor que pueda, o lo que me anime, o lo que se me presente. El tiempo será mío para aprender a distribuirlo. Mi trabajo, que ya me encanta, empezará a ser la actividad central de mi día, y la pregunta de “¿Qué vas a hacer después de que te recibas?” ya no podrá ser contestada con “Lo pienso cuando termine de rendir”.

Mañana cambia todo. Y estoy feliz y nerviosa y ansiosa y mil cosas que, aunque las haya estudiado durante tantos años, me sobrepasan. Y me gusta que así sea.

La atención

Es un mecanismo de selección de señales.

Es un esfuerzo neurocognitivo caracterizado por su directividad y selectividad que precede a cualquier actividad mental humana.

Contribuye a la coherencia y continuidad de los comportamientos orientados hacia un fin.

La selección, orientación y duración depende de las necesidades internas, las demandas del medio y la experiencia adquirida.

Leer más

¿El problema es el divorcio o el matrimonio?

Divorce

Ayer me encontré con una noticia interesante sobre un grupo de Facebook que ya tiene 14.000 miembros y que piden que se prohíba el divorcio en California (sí, como que eso fuese a pasar).

La cosa es que me quedé pensando en el tema. No es ningún secreto que el divorcio es un panorama muy común en nuestra época, se está volviendo más la regla que la excepción, y es uno de los factores por el que muchas parejas prefieren no casarse en primer lugar.

Aclaro que yo me quiero casar algún día. Será que mis padres siguen enamorados después de tanto tiempo juntos, o que soy una romántica, o que me dan seguridad los papeles. Quién sabe. Sin embargo, me parece que tenemos que empezar a rever el concepto de matrimonio.

Independientemente de los rituales religiosos, el matrimonio es un contrato que protege a la pareja y la familia (por eso me parece tan importante que se legalice de una buena vez el matrimonio gay) ante varias eventualidades. Digamos que es un papel que puede venir bien en caso de que algo vaya mal.

El problema, en mi opinión, es que todavía tenemos un concepto viejo del matrimonio, heredado de la época en que la gente no vivía tanto, las mujeres no tenían intereses por fuera de la casa, y en que si te casabas era para siempre, porque ni siquiera existía la posibilidad de divorciarse.

¿No es mucho pedir ser feliz con una sola persona toda tu vida? ¿Una vida que te va a durar, capaz, 100 años? Repito, a mi me encantaría eso. Yo quiero estar con “el amor de mi vida”, ser felices, envejecer juntos y todo eso. Creo que si te pasa eso, es una bendición. Pero, ¿y si no? ¿Si esa persona de la cual te enamoraste perdidamente y con la que decidiste encarar una vida juntos, 30 años después ya no está en el mismo camino? ¿Vale la pena seguir torturándonos porque fracasó algo a lo que, de entrada, le pusimos demasiada expectativa?

Creo que lo que estaría bueno es, en vez de dejar de casarse, empezar a casarse sin miedo, disfrutar lo que haya que disfrutar con la seguridad que corresponde, mientras sea lo mejor para ambas personas. Y si, en algún momento no va más, aceptarlo como algo natural,  parte de nuestra realidad moderna. Estar atado a un matrimonio infeliz no es sano ni para la pareja, ni para los hijos.

Me siento rara escribiendo esto, sabiendo que yo quiero casarme una vez y no divorciarme nunca. Y de ninguna manera pretendo agotar el tema en este post, da para largo, muy largo. Pero en abrir las cabezas está la clave para vivir más tranquilos.

Mi pregunta entonces es, para ustedes, ¿cuál es el problema, el divorcio, o el matrimonio?

La canción de la publicidad Gancia One 2009

Gancia tiene esa manía de hacer publicidades con un tono bien sexy, y siempre elige temas pegadizos que van muy bien. Este año no fue la excepción.

Como ya llega el verano, y da ganas de estar en bikini y bailar, no me puedo sacar de la cabeza esa canción. Así que la busqué, se llama Tócame, de la banda Dublex Inc. y a continuación se las dejo completa, por si ustedes también la tienen pegada :)

Disclaimer: No tomo Gancia, solo me gustó la publi y la canción.