Mi nueva hija: Perfecto Ambiente

pampost

Cuando uno se dedica a esto con la pasión con la que lo hago, es inevitable sentir que cada nuevo proyecto es como un hijo.

Así es como con muchísima alegría presentamos ayer con mi querida amiga Isa nuestro primer proyecto solas: Perfecto Ambiente.

Perfecto Ambiente es un blog de decoración, algo relajado, que no requiere mucha lectura ni usar la cabeza, sino relajarse y disfrutar de las imágenes, inspirarse, tomar ideas.

Hacía bastante que queríamos armar algo más “femenino”, ya que las dos nos movemos en ambientes mayoritariamente masculinos. Y si bien la decoración no es un ámbito exclusivamente femenino, podemos darnos el gusto de hacer un diseño limpio, tranquilo, con colores claros, mucho rosa y muchas fotos.

La idea detrás del blog es mostrar ambientes (y que el blog en sí mismo también lo sea) que den esa sensación de estar en el lugar perfecto en el momento perfecto, aunque sea en la mitad de un día caótico. Esa es la sensación que tengo cuando me encuentro con Isa a tomar un café en la mitad de la semana, y disfruto del lugar, la música, la decoración y la compañía.

Así que los invito a que se den una vuelta, me cuenten qué les parece, y ojalá se sientan como en casa.

Por último quiero agradecer muchísimo a todos los que nos felicitaron, retwittearon y desearon cosas buenas anoche cuando hicimos la presentación en Twitter. Hasta que llegué a contar, vi twitts de @juanguis, @Intertextual, @Kabytes, @sebabellucci, @edufortes, @dobleveve, @Vardita, @RareGaZz, @ignacio_anduaga, @TheGoldStar, @PeterSmileArg, @alextavara, @hectorinc, @angelbladex, @Gromix, @ricardocasta, @soypro, @martinvol, @NeriAispuro, @fcovicente, @xeas, @sic, @maccur, Mayoraz, @Agustiina, @rofc, @Giordan14, @martinbeasnunez, @Fepe55, @Deoxys94, @juanrossi, @dorthweb, @flang, @joseperezlara. Si se me escapó alguien, mis más sinceros agradecimientos también.

Las lecciones de vida de Jack

Lecciones de Jack

Hace un tiempo me encontré en Marilink una imagen con las lecciones de vida de Jack, y en su simpleza (tan simples como 140 caracteres), encontré mucha sabiduría para la vida cotidiana.

Da para imprimirlas y leerlas todos los días. Se las traduzco para los que no saben inglés:

  1. No seas un idiota
  2. No des a nadie por sentado
  3. Disfruta el momento
  4. Sé honesto, siempre
  5. Sé humilde
  6. Sé amable
  7. Respeta los deseos de las personas
  8. Permite los finales
  9. Falla abiertamente
  10. Ten un corte de cabello increíble

Verborragia y ciclotimia (y post en consecuencia)

Bipolar

Estoy completamente ciclotímica hoy, por eso me pongo a escribir este post para no seguir molestando a mis queridos followers en Twitter. Y es que un rato estoy bajoneada y tengo que escaparle a las canciones románticas, y al siguiente incitando a todos a cantar canciones de rock argentino de los 90. ¿Estamos todos locos? No, solo yo.

Hoy fue un día largo, pasaron muchas cosas pequeñas e insignificantes pero que me marcaron de alguna forma.

Por ejemplo, a la mañana acompañé a mi papá (que es discapacitado visual) a hacer unos trámites, y me puse muy contenta por la forma en que la gente se ofrecía a dejarlo pasar primero, sin que se lo pidamos. Actos de solidaridad así me ponen muy contenta.

Mientras tanto, me pude dar cuenta de lo asustada que está la gente con la gripe. En el banco obligan a la gente a hacer la fila afuera, para que no se acumule mucha gente adentro. Genial, o sea, o te enfermás contagiado o te enfermás por el frío. Las contradicciones de mi país, señores.

Después fui hasta el bar de la facultad porque nos teníamos que juntar con una profesora, que movió la fecha y no me enteré. Y tomé frío.

A la tarde fui a la doctora y es la mejor doctora del mundo, y eso me pone contenta.

Más tarde, hice tiempo en Starbucks y me leyeron twittear lo aburrida y sensible que estaba. Por lo general me encanta tener mis ratos sola, pero hoy me aburrí bastante. Me pegó de alguna forma.

De ahí a encontrarme con otro profesor (ese sí fue, por suerte), para coordinar las clases del cuatrimestre que viene, que voy a estar como ayudante de cátedra en el taller de tesina. Eso me puso de buen humor.

En el viaje de vuelta el humor me cambiaba según la canción que me pasaba el iPod (lo tengo en modo shuffle todo el tiempo, así que tenía un humor aleatorio).

Llegué a casa y estaba el libro de Taringa!, buen humor de nuevo.

¿Por qué les cuento esto? No tengo idea, necesité abrir WLW y escribir mi verborragia. Por lo menos no los bombardeé con esto en Twitter. Mi teoría es que las hormonas me están jugando una mala pasada. But then again, esa es mi excusa para el 75% de las cosas que me pasan.

Foto de fr@ans.

Cuidado con lo que deseas…

Deseo

Estos últimos días estuve pensando un poco sobre las cosas que deseaba cuando era chica, y me di cuenta que muchas de esas cosas se me cumplieron.

El problema es este: lo que deseaba cuando tenía 6 años no es necesariamente lo que me gustaría ahora en mi vida, y lo único que puedo hacer es reírme de la ironía.

Cuando era chica, deseaba aventuras y romances de película, sin pensar que es mucho más divertido ser espectador que protagonista cuando las tramas se ponen bien anudadas. También me miraba sin cansarme al espejo, pensando cuándo me crecería el busto. Los que me conocen saben en qué terminó eso. De nuevo, la ironía.

Son ejemplos pequeños y triviales, pero en el fondo, si trajeran a la Ceci de 6 años, creo que la vería sonreír feliz, y no me animaría a decirle “nena, no sabés en la que te estás metiendo”. Y una paradoja se empieza a formar en mi cabeza: aún cuando las cosas no salen como yo quería, me estoy saliendo con la mía.

Penny Book

Tampoco es todo tan malo. Cuando miraba en Inspector Gadget (sin tener idea de lo que era un gadget) me moría de ganas de tener un libro como el de Penny. De hecho, mientras mis amiguitas jugaban con las bandejas de telgopor a preparar la comida, yo les dibujaba botones y hacía de cuenta que eran mi súper-libro. Hoy, ando feliz con mi MSI blanca en la cartera, y no puedo dejar de pensar que si mi yo del ‘89 me viera, sería feliz.

Como última nota, y a ver si estamos a tiempo de cambiar algo. Cuando era chica quería ser madre de quintillizos. Por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, de verdad ya NO quiero eso. En serio, no. No, no, no, no, no, no.

Foto de brunkfordbraun

Imagen de Penny de este post que me encantó.